05) Leyes referentes al recitado de «Birkat HaMazón» y a la educación de los niños

Quien recita la bendición debe escuchar lo que pronuncia y si no articuló claramente las palabras con sus labios – no cumplió con su deber. A priori, debe recitarse la bendición en voz alta pues ello incrementa la concentración. En el caso de quien no sabe hebreo podrá recitarla traducida a un lenguaje que comprenda (Shulján Aruj 185:1-3, Mishná Berurá 1-3, arriba 1:6-7).

A posteriori, quien omitió partes del «Birkat HaMazón», siempre y cuando haya mencionado los fundamentos que es necesario recordar – cumplió con su deber. Estos son los fundamentos: bendecir a D´s por el alimento y en el marco de la bendición pronunciar Su Nombre y recordar que es el Rey del universo (Shulján Aruj 187:1, Mishná Berurá 4). En la segunda bendición hay que agradecer a HaShem por la tierra de Israel, recordar que esta es preciada, buena y amplia; recordar el pacto de la circuncisión y el estudio de la Torá. En la tercera bendición se debe recordar a Jerusalém, al Templo y al reino de David. En la cuarta bendición se debe mencionar una síntesis de su contenido.

En el caso de un niño, hay una edad en la que se le debe enseñar a cumplir con los preceptos («guil jinuj»), esto es cuando entiende, en términos generales, la cuestión del recitado de las bendiciones. La mayoría de los niños arriba a dicho momento alrededor de los seis años, edad en la que se le debe enseñar a recitar las bendiciones y en especial «Birkat Hamazón», que es las más importante de estas. Antes de ello, cuando tienen algún tipo de comprensión respecto de cómo recitar las bendiciones, es bueno comenzar a enseñarles a bendecir, empero aún no están preceptuados de hacerlo. Asimismo, niños que llegaron a la edad de «jinuj», pero aún les resulta difícil recitar «Birkat Hamazón» por completo en virtud de su extensión, es normativamente permitido conformarse con el recitado de una versión abreviada que incluye todos los fundamentos que deben ser mencionados hasta que llegue el momento en que el niño pueda recitar la versión completa. Empero, en la práctica, se suele acostumbrar a los niños a recitar desde el principio la versión completa.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 04 - "Birkat Hamazón" ("La bendición posterior a la comida"). Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *