13) Bendecir en el sitio donde se come (cuáles alimentos requieren que se bendiga por ellos allí donde fueron ingeridos)

En virtud de la importancia del «Birkat Hamazón» nuestros sabios establecieron que se recite allí donde se comió. A priori, se lo debe recitar en el asiento que ocupó durante la ingesta y en caso de necesidad, mientras permanezca en la misma sala, se considera que bendijo donde comió. A priori, está prohibido salir de la sala donde se comió antes de haber recitado el «Birkat Hamazón» aunque se tenga la intención de regresar.

En caso de haber olvidado recitar el «Birkat Hamazón» y haber salido, o si se equivocó al pensar que está permitido recitarlo en otro sitio, aunque haya viajado ya una gran distancia debe regresar al sitio donde comió para recitarlo. En caso de tener consigo algo de pan, en vez de regresar al sitio donde comió podrá abluir las manos, bendecir «Hamotzí», comer algo del pan y luego recitar el «Birkat Hamazón», ya que al haber también comido allí resulta que recita el «Birkat Hamazón» en el lugar de la ingesta. En caso de gran necesidad, si no trae consigo pan y le resulta engorroso regresar al sitio donde comió -podrá recitar el «Birkat Hamazón» fuera de lugar (Shulján Aruj 184:1-2).

Hay quienes dicen que solamente en el caso del pan es necesario recitar la bendición final allí donde se lo comió (Rashbá). Y en opinión de muchos juristas, todos los productos elaborados a base de los cinco cereales requieren de bendición «in situ», pues todo aquel que debe recitar como bendición final «Al Hamijiá» debe hacerlo allí donde ingirió el alimento (Rif, Tosafot y Rosh). Hay quienes adoptan una actitud más estricta y aplican este principio a todos los productos incluidos en las siete especies con las que la tierra de Israel fue bendecida, por lo que todo aquel que debe recitar la bendición de «Me´ein Shalosh» debe hacerlo allí donde ingirió el alimento (Rambám).

A priori, se debe recitar también «in situ» la bendición de «Boré Nefashot», porque se teme que en caso de irse pueda olvidarse de bendecir (Mishná Berurá 178:36). Empero en el caso de las siete especies y muy especialmente en el de los cinco cereales, corresponde adoptar una actitud estricta y regresar al sitio de la ingesta para recitar la bendición.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 04 - "Birkat Hamazón" ("La bendición posterior a la comida"). Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *