06) Es preceptivo por la Torá bendecir después de haber quedado satisfecho, y por ley rabínica tras haber ingerido el equivalente a un «kazait»

Según la Torá, una persona debe recitar el «Birkat Hamazón» tras haber comido y quedado satisfecha, tal como está escrito (Devarim-Deuteronomio 8:10): «Y comerás y te saciarás y bendecirás«. Los sabios determinaron que una persona que comió un «kazait», por cuanto que disfrutó – que recite todo el «Birkat Hamazón». Nuestros sabios dijeron (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 20(B)) que los ángeles elevaron una queja ante D´s y argumentaron: «Amo del universo, en Tu Torá está escrito (Devarim-Deuteronomio 10:19): ‘HaShem… ante quien no hay favoritismo («Nosé Panim»), ni acepta soborno’ y ¿acaso Tú no actúas con favoritismo hacia el pueblo de Israel? Está escrito (Bamidbar – Números 6:26): ‘HaShem Dirija Su Presencia (‘Isá Panav’) hacia ti’. Les dijo ¿cómo no he de actuar con favoritismo (dirigir Mi Presencia) hacia Israel, si Yo en la Torá escribí ‘Y comerás y te saciarás y bendecirás a HaShem tu Dios’ y ellos son minuciosos y estrictos consigo mismo y bendicen por el equivalente de un «kazait«?

Si tras haber concluido de comer a una persona le surge la duda de si recitó o no «Birkat Hamazón», en caso de que esté satisfecho debe recitarlo dado que cuando se trata de una duda respecto del cumplimiento de un precepto originado en la Torá se debe adoptar la actitud más estricta. En caso de no estar satisfecho, dado que se trata de una duda respecto de un precepto de origen rabínico – no se recita (Shulján Aruj 184:4).

Si su compañero recuerda haberlo visto recitando «Birkat Hamazón» se puede respaldar en este y no volver a recitarlo (Maharsham 4:29). Asimismo, si la persona sabe que normalmente recita el «Birkat Hamazón» inmediatamente después de haber comido, aunque en el momento preciso no recuerde con exactitud si recitó o no, puede confiarse en su hábito y considerar que es muy probable que haya bendecido (según Sefer Halajot Ketanot 2:278, ver Kaf HaJaím 184:21).

Según la mayoría de los juristas, aunque haya comido solamente el equivalente a un «kazait» de pan, si ingirió también otros alimentos y la suma de todos estos lo llevaron a quedar satisfecho debe, de acuerdo con la Torá, recitar «Birkat Hamazón».

Por supuesto que las mujeres también están preceptuadas de recitar «Birkat Hamazón», empero surgió la duda de si el origen de este deber está en la Torá o en los sabios. Quizás en este, como en otros preceptos existe una diferencia entre el deber del hombre y el de la mujer por cuanto que en el caso del hombre se suele poner énfasis en el aspecto del deber y en el de la mujer se enfatiza más el aspecto voluntario. Empero toda la duda ronda en torno de si las mujeres están o no preceptuadas por la Torá de recitar «Birkat Hamazón», pero según los sabios es claro que lo están al igual que los hombres (Shulján Aruj 186:1, Mishná Berurá 187:9).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 04 - "Birkat Hamazón" ("La bendición posterior a la comida"). Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *