03) En caso de duda referente al recitado de una bendición se adopta la opinión más flexible

En caso de duda si es necesario o no pronunciar una bendición determinada – no es obligatorio recitarla puesto que la regla que detentamos indica que en caso de duda en normas rabínicas se adopta la actitud más flexible («Sfeika Derabanán Lekula»). Dado que el decreto por el cual se debe recitar bendiciones está originado en nuestros sabios, no es obligatorio recitar una bendición si se duda; y en caso de querer ofrecerse para bendecir, habrá de ingresar en el área de duda por prohibición, pues ya aprendimos que está prohibido recitar una bendición en vano. Este es el significado de la regla «en caso de duda en cuanto a bendiciones se adopta la opinión más flexible», ya que cuando se duda si recitar o no una bendición determinada, se debe adoptar la actitud más flexible estando prohibido adoptar la más estricta y recitar la bendición.  Por ejemplo, una persona que duda si comió o no la cantidad de «kazait» que requiere bendición final – que no bendiga.

Hay quienes sostienen que solamente cuando la duda es más o menos pareja, por ejemplo, si la mitad de los juristas opinan que no se debe bendecir – entonces está prohibido hacerlo. Empero si la opinión es claramente mayoritaria – se bendice y no se teme por la opinión minoritaria. Por otra parte, otros juristas sostienen que, aunque sea una clara minoría la de los eruditos que indican que no se debe bendecir, la duda persiste y no se bendice. Así se acostumbra a dictaminar la norma. Por lo tanto, el deber de bendecir debe ser absoluto, la persona debe estar ante su Creador con la certeza de que debe bendecir y hacerlo, empero en caso de duda no podrá recitar una bendición ante su Creador.

Se toma en cuenta a los juristas que sostienen que no se debe recitar una bendición únicamente cuando se carece de una costumbre claramente establecida, empero si se acostumbra bendecir – así se actúa, ya que el hecho de que se haga esto indica que la halajá se definió y ya no se duda en esa cuestión.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 12 Reglas referentes a las bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *