10) Quien ingiere algo prohibido

No se recita bendición anterior ni posterior por un alimento que está prohibido ingerir, pues ¿cómo sería posible agradecerle a D´s por un placer recibido de manera ilícita? En caso de que se haya bendecido, la bendición no resulta una alabanza a D´s sino un daño y una ofensa al Honor Celestial. No existe diferencia entre alimentos prohibidos por la Torá, como en el caso de carne que fue mal faenada, o aquellos prohibidos por los sabios, como en el caso de frutas que no fueron separados su diezmo y su ofrenda en tiempos cuando la mayoría del pueblo de Israel habita en el extranjero. En ninguno de los dos casos y por ninguno de los dos alimentos se recita bendición (Mishná Berajot 45(A), Shulján Aruj 196:1).

Asimismo quien roba alimentos – además del deber de regresarlos, no puede bendecir por ellos y en caso de hacerlo, su bendición es un agravio, tal cual está escrito (Salmos 10:3): «y el insolente ladrón se jacta de haberse burlado de D´s» (según el Tratado de Sanhedrín 6(B)).

Quien ingiere un alimento kasher cuando tiene prohibido hacerlo, por ejemplo, si come durante un ayuno, al concluir el Shabat antes de recitar la Havdalá, antes del rezo de Shajarit o en Sucot fuera de la sucá – dado que el alimento en cuestión es kasher y solamente el momento o el lugar de la ingestión resulta inadecuado – se debe bendecir por el placer producido por este alimento.

Quien se encuentra en peligro y a los efectos de salvarse debe ingerir alimentos prohibidos, por ejemplo «nevelot» o «trefot» (animales muertos sin haber sido degollados o mal faenados) – debe bendecir por estos. Si bien esta persona preferiría no ingerirlos, dado que en la práctica los come bajo permiso ya que la salvaguarda de la vida se antepone a todos los preceptos – debe bendecir por su disfrute. Empero si la persona detesta un alimento prohibido, por ejemplo, si se ve en la necesidad de comer cerdo mas esto le produce asco – que no bendiga, pues en la práctica no disfruta de la ingestión (Shulján Aruj 196:2, 204:9, Mishná Berurá 204:48).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 12 Reglas referentes a las bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *