07) Dos personas que comieron juntas – ¿es acaso bueno que sólo uno bendiga?

Dos personas que se sentaron a comer pan juntas, por cuanto que decidieron comer uno en compañía del otro es bueno que uno de ellos recite «Hamotzí» e incluya en la bendición a su compañero. Esto se debe a que una bendición recitada para dos personas es más importante y contiene una expresión mayor de agradecimiento a HaShem (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 42(B), ver arriba 5:1). Esta es la usanza en las comidas sabáticas, dado que las personas se reunieron para comer juntas, la persona mayor del hogar o el jefe de familia recita «Hamotzí» para todos, ya que la Gloria del Rey se manifiesta en la multitud del pueblo («Berov Am Hadrat Melej») (ídem Berajot 53(A), Shulján Aruj 167:11, arriba 3:4. Ver arriba 1:10 en las reglas de incluir al compañero en la bendición recitada).

Empero si cada persona come aparte y no se esperan el uno al otro – es mejor que cada uno bendiga por separado. En caso de que una de las dos personas no sepa recitar la bendición, aunque cada uno coma por separado, aquél que sabe bendecir deberá hacerlo en voz alta para incluir así a su compañero (ver Shulján Aruj 167:13).

Respecto de la ingestión de frutas y demás alimentos, si las personas no acordaron comer juntas, todas las opiniones coinciden en que deben bendecir por separado. Y si fijaron hacerlo, hay quienes consideran que es mejor que uno bendiga en voz alta e incluya en el recitado a su compañero (Shulján Aruj 213:1). Otros juristas entienden que solamente la ingestión de pan o vino aglutina o une a los comensales, y en ese caso es bueno que uno bendiga por todos. Empero en el caso del resto de los alimentos o bebidas, estos no son importantes como para agrupar a los comensales en torno a su ingestión por lo que aunque se sienten a comer juntos, es mejor que cada uno bendiga para sí (Ramá allí). Mas si se ingieren frutas durante la comida, dado que las personas ya están unidas en la ingesta – es preferible que uno sólo bendiga por la fruta por todos los presentes (Mishná Berurá 213:11).

Respecto de la bendición final, todos los juristas coinciden que es mejor que cada uno bendiga por su cuenta y solamente en el caso de que uno de los presentes no sepa bendecir o si duda si comió la cantidad suficiente como para hacerlo, es bueno que uno recite la bendición en voz alta para así incluirlo en la misma (Shulján Aruj 213:1. Ver arriba 5:6 en lo referente a la cuestión del zimún).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 12 Reglas referentes a las bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *