11) Quien trasgredió a la hora de bendecir, ¿debe comer?

Quien se equivocó y bendijo por un alimento que está prohibido comer, por ejemplo, carne mal faenada o jametz en Pesaj – no habrá de ingerirlos y su bendición fue recitada en vano. Incluso si el alimento está prohibido sólo rabínicamente, no lo habrá de probar en absoluto.

Otro tanto ocurre cuando durante una comida cárnica una persona recita «Shehakol Nihiá Bidvaró» por un helado de leche. Dado que está prohibido rabínicamente ingerir leche en una comida cárnica – no habrá de llevarse el helado a la boca. Empero si alcanzó a limpiar su boca con comida y bebida tras la ingestión de la carne, o si ya terminó de comer la carne y pasó una hora desde entonces, si bien la persona en cuestión sigue la usanza aceptada en el pueblo de Israel de esperar seis horas entre las ingestas de carne y leche – que pruebe algo del helado lácteo. Esto se debe a que algunas de las autoridades halájicas medievales (rishonim) consideran que haciéndolo de esta forma no se quebranta prohibición alguna, por lo que es mejor actuar según su opinión y no trasgredir una prohibición recitando una bendición en vano (ver en el Shulján Aruj, en Ramá y en comentaristas a Ioré Deá 89:1).

Si una persona se equivoca y bendice por un alimento el sábado por la noche previo al recitado de la Havdalá y antes de comenzar a comer recuerda que está prohibido ingerirlo – que pruebe un poco de este. Esto se debe a que el alimento en sí no está prohibido y probándolo se evita que la bendición haya sido en vano. Otro tanto ocurre cuando alguien se equivoca y bendice por algún alimento antes de recitar el Kidush (Ramá 271:5, Mishná Berurá 26).

Asimismo, si alguien se equivoca y recita una bendición por un alimento que no se ingiere por causa de una costumbre o tradición, que pruebe un poco de este para que la bendición no resulte en vano. Por lo tanto, quien por error bendice por carne en los nueve primeros días del mes de Av – que pruebe un poco de esta ya que la prohibición de ingerir carne en los nueve días tiene su origen en la costumbre («minhag»). Además, probar sólo un poco no produce alegría y entonces casi que no afecta al duelo.

Otro tanto ocurre con quien, por error, bendice por un alimento antes del rezo de Shajarit (matutino). En ese caso que pruebe un poco de este ya que hacerlo no implica una expresión de arrogancia puesto que lo hace únicamente para abstenerse de recitar una bendición en vano.

Quien se olvida que está ayunando y bendice «Shehakol Nihiá Bidvaró» por agua, la mayoría de los juristas opina que no beba porque la prohibición de comer y beber en los ayunos es clara y es una norma que no se debe trasgredir.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 12 Reglas referentes a las bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *