13) Cuando alguien se equivoca de bendición

Quien toma con su mano un vaso de agua y al recitar las palabras «Baruj Atá HaShem Elokeinu Melej Haolám» cree que se trata de vino y tiene la intención de bendecir «Boré Pri Hagafen» y se recuerda que se trata de agua y termina diciendo «Shehakol Nihiá Bidvaró» – cumplió con su deber (Rashí y Tosafot).

Incluso si cae en la cuenta de su error después de terminar de recitar la bendición y alcanzó a decir «Boré Pri Hagafen» y enseguida agrega en continuado «Shehakol Nihiá Bidvaró», dado que en la práctica corrigió su error – cumplió con su deber. Empero hay entre los eruditos medievales quienes consideran que dado que se equivocó en la bendición misma tanto en la intención como en la dicción – no cumplió con su deber (esto se desprende de Rashí y Tosafot). De todas maneras, en virtud de la duda, la mayoría de los medievalistas o rishonim definieron que sí cumplió (Raavad y Rosh, según los Gueonim y Rif, así figura en el Shulján Aruj 209:2, Mishná Berurá 5-6).

Quien alcanzó a recitar la bendición por el agua en su completitud y tras finalizar el recitado se confundió y pensó que debe corregirla y agregó «Boré Pri Hagafen», hay quienes consideran que no cumplió con su deber ya que decidió finalizar la bendición refiriéndose al vino y la bendición por el vino no incluye o no exime al agua (Raavad y Rabí Zerajiá Haleví). Otros juristas entienden que,  dado que en un inicio recitó la bendición correcta, ya cumplió con su deber y el hecho de haberse corregido posteriormente no deja sin efecto la bendición que fue correctamente completada (Rambán según Gueonim). Dado que en caso de duda en lo referente a bendiciones adoptamos la opinión más flexible – consideramos que cumplió con su deber (ver Birkat HaShem, HaRav Moshé HaLeví, Jaié Adam 5:9).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 12 Reglas referentes a las bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *