05) La versión – ´nusaj´- del «Zimún»

Así es el precepto del «Zimún», quien dirige el recitado dice a sus compañeros: «Nevarej Sheajalnu Misheló» («Bendigamos a aquél que de lo Suyo hemos comido») y ellos responden: «Baruj Sheajalnu Misheló Ubetuvó Jaínu» («Bendito sea Él que de lo Suyo hemos comido y por cuya bondad vivimos»). Acto seguido, quien dirige el «Zimún» dice tras estos: «Baruj Sheajalnu Misheló Ubetuvó Jaínu» («Bendito sea Él que de lo Suyo hemos comido y por cuya bondad vivimos»). Entonces comienzan a recitar el «Birkat Hamazón».

Se acostumbra que previo al «Zimún» en sí, quien lo recita convoca a los presentes a participar de la bendición diciendo: «Hav Lan VeNivrij» («Bendigamos») o «Rabotai Nevarej» («Señores míos bendigamos»). Dado que los sabios no establecieron el formato o la redacción de modo definitivo existen variantes entre las diferentes usanzas (Mishná Berurá 192:2, Kaf HaJaím 2).

Se considera que la Divina Presencia reposa entre diez judíos que comieron juntos, por eso en este «Zimún» se menciona el Nombre de D´s. Quien dirige el «Zimún» dice: «Nevarej Eloh-einu Sheajalnu Misheló Ubetuvó Jaínu» («Bendigamos a nuestro D´s que de lo Suyo hemos comido y por cuya bondad vivimos). Este a su vez responde: «Baruj Eloh-einu Shejalnu Misheló Ubetuvó Jaínu» («Bendito sea D´s que de lo Suyo hemos comido y por cuya bondad vivimos»). Si tanto quien dirige el «Zimún» como los demás comensales olvidaron de mencionar el Nombre de D´s habrán cumplido con el deber de recitar «Zimún» mas perdieron la recordación del Nombre (Shulján Aruj 192:1-2).

Muchos cumplen con excelencia, acostumbrando a elevarse un tanto al mencionar el Nombre de D´s, empero esto no es obligatorio.

Quien no comió y escuchó a quien dirige el «Zimún» decir: «Nevarej Sheajalnu Misheló», responde tras este «Baruj Umevoraj Shemó Tamid Leolám Vaed» («Bendito y bendecido sea Su Nombre por siempre»), ya que no corresponde que una persona escuche a sus compañeros recitar «Zimún» y se mantenga al margen sin participar de la alabanza a D´s. Si el «Zimún» era en un quorum de diez personas quien no comió responde: «Baruj Eloh-einu Umevoraj Shemó Tamid Leolam Vaed» («Bendito sea nuestro D´s y bendecido Su Nombre por siempre»). En caso de no haber oído a quien dirige el «Zimún» convocar a los comensales a bendecir y solamente escuchó a estos responder: «Baruj Sheajalnu Misheló Ubetuvó Jaaínu» deberá responder tras estos «Amén» (Shulján Aruj 198:1). Asimismo, habrá de responder nuevamente «Amén» cuando quien dirige el «Zimún» repita lo dicho por los demás comensales (Mishná Berurá 198:4). Esto se debe a que el «Zimún» es considerado una bendición y todo aquel que escucha a su compañero recitar una bendición debe responder tras este «Amén». Sin embargo, aquellas personas que responden «Baruj Umevoraj» etc. no responden «Amén» tras sus compañeros ni tras quien dirige el «Zimún», por ser estos últimos socios o partícipes del recitado mismo de la bendición.

Quien ingirió un «kazait» o bebió un «reviít» y todavía no recitó la bendición final posterior a la ingestión, aunque no haya comido con los demás comensales, responde a todo el formato del «Zimún» pues él también puede decir «de lo Suyo hemos comido» (Mishná Berurá 198:1).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 05 - La convocatoria para bendecir: el "Zimún". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *