08) Las personas no instruidas en cuestiones de Torá («Am Haaretz»)

En un principio nuestros sabios dijeron que los estudiosos de la Torá («Bnei Torá») no deben sumar para el «Zimún» a quienes no están instruidos en esta, en lo que fue en su momento una protesta de parte de nuestros sabios para con aquellos judíos que ni estudiaban Torá ni ayudaban a los eruditos, por lo que establecieron que no corresponde que los estudiosos compartan con estos una comida. No hay aquí – D´s no lo permita – la intención de separar entre los estudiosos y quienes no lo son. Si estos últimos desean acudir a estudiar Torá se les habrá de enseñar de buena gana, y en caso de que pidan ayuda es preceptivo actuar con ellos generosamente, siendo por supuesto contados para el minián. Empero el acercamiento afectuoso hacia ellos durante una comida, podría dar por tierra con la protesta llevada a cabo contra los «Amei Haaretz». Esto se debe a que la atmósfera parece liberarse y tornarse un tanto  abierta, y a veces incluye la ingestión de bebidas alcohólicas y no corresponde que los Bnei Torá se vinculen tanto a personas que no están conectadas a la Torá. Por ello, aunque hayan comido junto a él y sumen tres, dado que no corresponde que coman juntos no han de recitar el «Zimún» (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 47(B)). Empero si comieron juntos tres «Amei Haaretz» deben realizar «Zimún» (Meiri, Ritba, Beur Halajá 199:3, ‘מזמנין עליו’).

Empero más adelante, en días de los sabios medievales (rishonim) se dio la orden de no alejar a los no estudiosos de la Torá, pues de hacerlo estos formarían un marco propio por separado lo que los llevaría a alejarse aún más del camino de la Torá y los preceptos. Por lo tanto, no se diferencia entre la norma referente al «Zimún» y la referente al minián, y así como para el quorum del rezo se incluye a todo judío que desee sumarse aunque haya cometido trasgresiones graves en público como, por ejemplo, comer puerco u otras comidas prohibidas, de igual manera se incorpora a todo judío que así lo desee al recitado del «Birkat Hamazón» con «Zimún» de tres o de diez. Empero quien comete trasgresiones con el único propósito de desatar la ira de HaShem («over averot lehaj´ís»), como forma de protesta o desafío contra la Torá y quienes la observan, no corresponde sentarse a comer con él y por ende no se lo suma al «Zimún» (Shulján Aruj 199:3).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 05 - La convocatoria para bendecir: el "Zimún". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *