03) No se debe desarmar un grupo que tiene que recitar «Zimún» ni separarse del mismo

Dos personas que comen juntas que tienen la posibilidad de invitar a una tercera para que coma con ellos, es preceptivo que lo hagan para poder así recitar «Birkat Hamazón» con «Zimún» (Shulján Aruj 193:1, Mishná Berurá 7, ver en la halajá 10 con qué alimento o bebida el tercero se puede sumar para el «Zimún»).

Dado que es preceptivo recitar «Zimún», las tres, cuatro o cinco personas que deben hacerlo no pueden separarse, pues si así lo hicieran, pierden la oportunidad de recitar el «Zimún» y disminuyen la Gloria Celestial. Solamente si el grupo cuenta con seis personas podrán separarse en dos grupos de tres y en cada una de estos se podrá recitar «Zimún» separadamente. Asimismo, diez personas que comieron juntas no pueden separarse a los efectos de no perderse la mención del Nombre de HaShem en el «Zimún». En caso de encontrarse allí veinte personas podrán dividirse en dos grupos ya que ambos podrán recordar el Nombre de HaShem (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 50(A), Shulján Aruj 193:1).

Tres personas que comieron pan juntas y se equivocaron recitando el «Birkat Hamazón» sin previo «Zimún», perdieron la oportunidad de hacerlo. Incluso si sólo dos de las personas se equivocaron y bendijeron sin recitar «Zimún» – perdieron la oportunidad de hacerlo. Empero si sólo una de las personas se equivocó y recitó «Birkat Hamazón» sin previo «Zimún», si bien se perdió la oportunidad de cumplir con un precepto, dado que quedaron dos personas que aún no bendijeron y deben todavía recitar «Zimún», podrán sumar a este último (que olvidó recitarlo) dado que comió con ellas y por lo tanto puede responder «Baruj Sheajalnu Misheló» («Bendito sea Él que de lo suyo comimos») y sumarse al «Zimún» (Shulján Aruj 194:1).

Tres personas que comieron juntas, dos de ellas terminaron y quieren recitar «Zimún» y bendecir y la tercera desea continuar comiendo, esta última debe interrumpir su ingesta y sumarse a los dos primeros en el «Zimún» y posteriormente podrá continuar comiendo y al terminar podrá recitar solo el «Birkat Hamazón». Si bien a priori es preceptivo que el «Zimún» se recite contiguo al «Birkat Hamazón», por tratarse de una preparación para bendecir, en caso de haberse sumado a los dos que ya terminaron de comer se verá en la necesidad de bendecir luego separadamente del «Zimún». De todas maneras, dado que el precepto de recitar «Zimún» se cumple también cuando no se recita junto al «Birkat Hamazón», es menester que sea considerado con la mayoría y se sume al «Zimún». En caso de obstinarse en no sumarse a los dos que ya terminaron de comer, igualmente ellos pueden recitar el «Zimún» contándole en el quorum y en caso de no responder, este se perderá de cumplir con su precepto, empero los dos lo habrán cumplido ya que el tercero se encontraba presente durante el «Zimún», por lo que al margen de su voluntad – igualmente se adiciona a los dos tal que sumen tres.

Si uno desea terminar de comer y separarse del grupo y dos desean continuar comiendo, el primero no puede imponer a sus compañeros el recitado del «Zimún» previo a que terminen de comer; deberá permanecer allí hasta que culminen, reciten «Zimún» y bendigan juntos. Esta es la regla general: se sigue siempre a la mayoría, o sea si comían cinco personas se sigue a tres de ellas. En caso de haber más de diez la mayoría determina si se bendice o se continúa comiendo (Shulján Aruj 200:1).

Si la persona que desea recitar el «Zimún» es el padre o el rabino de los comensales, estos deben honrarlo y sumarse a su «Zimún» (Birjei Iosef 200:2).

Si bien aprendimos que dos personas no están obligadas a tomar en cuenta a una sola persona que desea terminar de comer y recitar «Zimún», es una práctica bondadosa tomarlo en consideración, sumarse al «Zimún» y posteriormente continuar comiendo. Empero si la persona en cuestión se quiere retirar de la mesa antes del final de la comida mostrando una conducta atrevida e insolente, entonces la mayoría no está obligada a tomarlo en consideración, por lo que esta persona debe permanecer en la mesa, esperar a que la mayoría termine de comer y recién entonces recitar «Zimún». En caso de que las dos personas ya hayan terminado de comer, aunque tengan en mente permanecer allí un tiempo más, no tienen derecho a demorar al tercero y deben sumarse al «Zmún» (Beur Halajá 200:1 ‘עד’. Ver en la halajá 11 en qué situaciones sele permite a la persona bendecir sin recitar «Zimún»).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 05 - La convocatoria para bendecir: el "Zimún". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *