04) «Shehejeianu» por ropa y pequeños presentes

La bendición de «Shehejeianu» fue establecida por cosas nuevas que alegran el alma de la persona, como es el caso de la adquisición de ropa nueva, utensilios nuevos, muebles o joyas nuevos o en caso de haberlos recibido como regalo. Empero por cuestiones rutinarias, como haber recibido el salario mensual, si bien su valor puede ser muy superior al de una nueva prenda – no se bendice «Shehejeianu». Lo mismo ocurre en el caso de los alimentos que la persona adquiere periódicamente, si bien su costo es elevado – no se bendice «Shehejeianu». Puede decirse que por cuestiones rutinarias del diario vivir los sabios establecieron las bendiciones matinales fijas que se recitan a diario en el rezo y en las bendiciones por el disfrute («Birkat Hanehenín»), mientras que la bendición de «Shehejeianu» fue establecida por algo nuevo que causa alegría.

También por una prenda común, como es el caso de una camisa bonita, quien se alegra por ella – bendice. Incluso quien posee ya numerosas camisas, si adquirió una nueva o la recibió de regalo – habrá de recitar «Shehejeianu». Incluso si compró o recibió de regalo una prenda usada, si se trata de una vestimenta que se considera decorosa y la persona se siente feliz por haberla adquirido – habrá de bendecir «Shehejeianu». Lo mismo ocurre con utensilios, joyas, etc. (Shulján Aruj 223:3).

Sin embargo, en el caso de personas ricas o apáticas, para quienes adquirir una nueva prenda no es motivo de alegría – no pueden bendecir por ella, pues ¿cómo habrían de decir «que nos mantuvo con vida, nos sostuvo y nos permitió llegar a este momento» si no están contentas? Empero, en el caso de una prenda importante como un traje o un vestido de alta costura que los alegra, aunque tan sólo un mínimo – deberán bendecir. En el caso de quien no se alegra en lo más mínimo ni siquiera por prendas nuevas de importancia – perdió la oportunidad de recitar la bendición (Radbaz, Mishná Berurá 223:13).

Sin embargo, la mayoría de las personas se contentan con la compra de prendas comunes nuevas tales como camisas, pantalones, una corbata bonita, una pollera o falda, un «talit katán» de lana, una gorra bonita o un pijama y por cada compra de una pieza de este tipo habrán de recitar «Shehejeianu». Únicamente en el caso de prendas menores o sencillas por las que no solemos sentirnos felices con su compra, tales como: calcetines, ropa interior, un pañuelo sencillo para la cabeza, una camiseta de manga corta sencilla – no se habrá de bendecir «Shehejeianu». Incluso una persona pobre que se alegra de sobremanera por tal adquisición, según la opinión mayoritaria de los juristas – no habrá de bendecir, porque no corresponde hacerlo por algo tan pequeño como un objeto que a ojos del común de la gente no genera satisfacción y alegría. Empero, es correcto que le agradezca a D´s con sus propias palabras o recite la bendición sin pronunciar el Nombre Divino.

En resumen, se requieren dos condiciones para recitar la bendición de «Shehejeianu»: la primera, que quien bendice esté contento con la prenda o el utensilio nuevo. La segunda, que se trate de una prenda o utensilio que el común de las personas suele alegrarse por su adquisición.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *