03) Shehejeianu y HaTov VeHaMeitiv («Que es bueno y benefactor»)

Nuestros sabios establecieron dos bendiciones por cosas nuevas y que producen alegría: la primera: «Baruj Atá Ad-onai Eloh-einu Melej Haolám Shehejeianu Vekiemanu Vehiguianu LaZmán Hazé», y la segunda: «Baruj Atá Ad-onai Eloh-einu Melej Haolám Hatov Vehameitiv». La diferencia entre ambas radica en que cuando la alegría pertenece a una sola persona se recita «Shehejeianu», mientras que cuando la alegría es compartida por dos o más personas y por ende es de mayor envergadura estas deben bendecir «Hatov Vehameitiv», ya que esta bendición significa: «HaTov» – «que es bueno» para mí, «VeHaMeitiv» – «y beneficioso» para otros. Por ejemplo, una pareja que adquiere muebles tales como una mesa o sillas, una estufa o un horno de cocina, dado que la alegría por la adquisición es de ambos – deberán recitar «HaTov VeHaMeitiv». Empero, una persona sola que adquirió los mismos enseres habrá de recitar «Shehejeianu».

Al comprar una prenda de vestir nueva que nos causa felicidad, se ha de bendecir «Shehejeianu». Y a pesar de que el esposo esté contento por el hecho que su mujer tiene un nuevo vestido, o bien, la esposa esté feliz que su marido estrene una nueva prenda, dado que la alegría en concreto corresponde sólo al que viste esa prenda, él solo habrá de bendecir.

Sin embargo, en el caso de padres que compraron a su hijo una ropa nueva o recibieron de regalo para él una nueva prenda y se alegran por la adquisición – deberán recitar «HaTov VeHaMeitiv». Esto obedece a que ellos son responsables de vestir al niño, se ven gratificados y honrados de que luzca bien y esto les causa una alegría sustantiva. De esta forma deberán bendecir hasta que el niño arribe a la edad para comenzar a cumplir preceptos («guil mitzvot»), pues hasta ese momento son completamente responsables por él y un menor se viste conforme a las indicaciones de los padres. Consideramos que cuando los niños llegan a la edad a partir de la cual se les debe instruir en el cumplimiento de los preceptos («guil jinuj», alrededor de los seis años), es correcto enseñarles que bendigan «Shehejeianu» por una nueva prenda.

Quien obtuvo una importante ganancia monetaria, si está casado y la suma ingresa a la cuenta bancaria común de ambos cónyuges, dado que comparten la alegría – habrán de recitar «HaTov VeHaMeitiv». Si la persona es soltera o si está casada pero el dinero ingresa en su cuenta bancaria personal – habrá de recitar «Shehejeianu». Si bien resulta natural que en el segundo caso a la postre la mujer termine disfrutando del dinero ganado, dado que en la práctica el dinero le pertenece sólo a él y quizás su esposa nunca llegue a disfrutar del mismo – habrá de recitar «Shehejeianu» (Responsa Halajot Ketanot I 196:200).

Lo mismo ocurre en el caso de un único heredero, si es soltero o casado pero el dinero ingresa a su cuenta bancaria particular – habrá de recitar «Shehejeianu», mientras que si es casado y el dinero ingresa a la cuenta bancaria en común de los cónyuges – habrá de recitar «HaTov VeHaMeitiv».

En caso de haber dos o más herederos que se reparten entre sí la herencia, aunque ambas personas sean solteras – habrán de recitar «HaTov VeHaMeitiv», por cuanto que disfrutan conjuntamente de la misma herencia (Shulján Aruj 223:2, Beur Halajá ‘ואם’).

Otra diferencia fundamental existente entre ambas bendiciones radica en que «HaTov VeHaMeitiv» fue establecida por un beneficio tangible tal como una nueva casa, nuevos utensilios o por un vino diferente suplementario que se bebe en compañía de otras personas (arriba 7:7). En cambio, la bendición de «Shehejeianu» se refiere a un agradecimiento más general, como una buena nueva que reconforta pero que no reporta un beneficio tangible (adelante halajá 8), y también se recita por las festividades que poseen un tiempo fijo establecido.

En caso de presentarse una duda respecto de si se debe recitar «Shehejeianu» o «HaTov VeHaMeitiv» – se debe recitar «Shehejeianu» ya que quien debía recitar «HaTov VeHaMeitiv» y recitó «Shehejeianu» cumplió igualmente con su deber por cuanto que agradeció a D´s por el bien recibido. Sin embargo, quien debía recitar «Shehejeianu» y recitó «HaTov VeHaMeitiv» no cumplió, porque agradeció a D´s por un beneficio que recibieron dos personas cuando en realidad lo recibió una sola.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *