07) Una casa nueva

Una pareja que adquirió una casa, si son socios en la propiedad – ambos deben recitar «HaTov VeHaMeitiv». Si la casa pertenece a uno de ellos y está inscrita únicamente a su nombre, sólo ese cónyuge habrá de bendecir. Empero, dado que ambos habrán de disfrutar del inmueble, el beneficiario recitará «HaTov VeHaMeitiv». Un individuo que adquiere un inmueble bendice «Shehejeianu». Empero, quien alquila una casa o quien recibe permiso de habitar un inmueble determinado por varios años, dado que la propiedad no le pertenece – no bendice (Shulján Aruj 223:3, Beur Halajá ‘בנה’, Jatam Sofer Oraj Jaím 53).

Se debe recitar la bendición por la casa al momento de ingresar a habitarla. En caso de ser necesario fijar una «mezuzá» es bueno recitar la bendición al colocarla pues entonces la casa queda apta para ser habitada (ver Rabí Akiva Iguer 223:3). Quien olvidó   recitar la bendición en esa oportunidad lo habrá de hacer mientras continúe estando contento por la nueva casa.

Asimismo, quien sacó una hipoteca y otros préstamos para comprar su casa, si está contento – que le agradezca a HaShem y bendiga por esta. Hay quienes entienden que como está endeudado por la casa no puede alegrarse y bendecir (Lev Jaím 3:52), sin embargo, según la principal tendencia de la halajá, si la persona se siente feliz – ha de bendecir (Tzitz Eliezer 12:19, según Berajot 54(A) y Shulján Aruj 222:4. Y hay quienes bendicen por una nueva fruta o nueva prenda, Ben Ish Jai Reé 6).

Asimismo, quien ya posee una casa y tiene la intención de vivir en el nuevo hogar, debe bendecir. Empero, si se trata de un comerciante que compra y vende propiedades – no bendice por la adquisición de inmuebles. De igual manera, un comerciante de utensilios y vestimentas no bendice cuando adquiere estas mercaderías para comercializarlas (Birkat Habait 24:36).

También se bendice por la ampliación de una casa. Los juristas debatieron respecto de si se debe o no bendecir por la reforma de un inmueble y dado que el tema está discutido – no se bendice (Mishná Berurá 223:12). Si la reforma está destinada a mejorar la casa y mejorar la disposición de las paredes a los efectos de maximizar el confort y los residentes están contentos en virtud de las obras – habrán de bendecir.

Los habitantes de un poblado o asentamiento que construyeron para sí un edificio destinado a uso comunitario y si este pertenece a todas las personas, , un representante de la comunidad bendecirá en nombre de todos «HaTov VeHaMeitiv» al momento de inaugurarlo. Si se trata de un colegio que pertenece al Consejo Regional o al Ministerio de Educación, dado que no es de propiedad de los habitantes de la localidad – no pueden bendecir por él. En ese caso, es bueno que uno de los asistentes a la inauguración compre una prenda de vestir nueva y bendiga «Shehejeianu» – por la ropa y por el nuevo edificio.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *