01) Se bendice tanto por lo bueno como por lo malo

El objetivo último de las bendiciones es agradecer y alabar a HaShem Bendito Sea, Quien tiene Su mirada permanentemente puesta sobre todas Sus creaturas. Por medio de las bendiciones logramos recordar nuevamente que HaShem no habita únicamente en las recónditas alturas celestiales, sino que todo cuanto existe en el mundo cobra vida y existe por Su causa. Todo evento que tiene lugar en el mundo posee un significado espiritual y una finalidad Divina. Por lo tanto, cuando una persona accede a algo nuevo que lo alegra – deberá bendecir «Shehejeianu». En caso de que, D´s no lo permita, le ocurra una desgracia, habrá de saber que también esto cuenta con el consentimiento Divino y habrá de bendecir «Dayán Haemet». Por medio de las bendiciones se revela y se expande la fe en el mundo y por ende también la vida de quien recita la bendición se ve agraciada.

Saber que HaShem conduce el mundo y que todo proviene de Él y de Su Providencia, confiere valor a todo cuanto sucede en la vida. Cuando una persona vivencia una alegría, su regocijo es más profundo porque sabe que no es fruto de la casualidad, sino que proviene de la Divina Providencia. De esa forma podrá emplear de mejor manera esa plenitud que recibe de D´s. Por otra parte, cuando le sobreviene – D´s no lo permita – una desgracia, tendrá más fuerzas para aceptarla sabiendo que posee un sentido. Y si bien de momento no logre comprender qué clase de bien habrá de surgir de la adversidad, en virtud de la certeza que todo cuanto HaShem realiza es para bien, podrá finalmente superar el mal trance y reconstruir su vida. Empero, quien no cree en HaShem no posee sino su tribulación y una tristeza aguda que penetra su corazón en ausencia de consuelo y sentido.

Y debemos saber que no es necesaria una alegría extraordinaria para recitar la bendición de «Shehejeianu», sino que también por una pequeña satisfacción novedosa en la vida de la persona tal como comprar una prenda nueva o ingerir una fruta nueva – se debe agradecer a D´s y bendecir. Este enfoque contiene una conducción básica. Hay personas que están a la espera de un gran acontecimiento que realce sus vidas de una sola vez y mientras tanto viven existencias grises y sombrías. Empero, una persona que se ejercita en prestar atención a las pequeñas alegrías de su vida y le agradece a HaShem por estas aprende a apreciar el valor de la vida, la cual está compuesta de pequeños detalles y cuyo contenido interior es grandioso, y de esa manera podrá acceder a una vida colmada de contenidos y sentidos.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *