13) Bendición por el nacimiento de un niño y por el de una niña

Por el nacimiento de un niño se recita «HaTov VeHaMeitiv», porque se trata de una alegría común al padre y a la madre (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 59(B), Shulján Aruj 223:1). Y aunque el padre no se encuentre junto a su esposa que acaba de dar a luz, al escuchar la buena nueva del nacimiento de su hijo – habrá de recitar «HaTov VeHaMeitiv» (Mishná Berurá 223:1).

Por el nacimiento de una niña, al verla por primera vez se recita «Shehejeianu» (HaGaón Rabí Zalman Seder Birkot Hanehenín 12:12, Mishná Berurá 223:2). En caso de no haber bendecido al verla por vez primera, mientras perduren su alegría y su emoción al contemplarla – pueden aún agradecer a HaShem y recitar «Shehejeianu».

Padres a quienes les nació un niño con cierta discapacidad, no habrán de bendecir ya que pueden estar apenados. Si a pesar de la discapacidad sienten felicidad y alegría – habrán de bendecir.

En el caso de un abuelo o abuela, si se alegran mucho al ver a su nieto o nieta por primera vez – habrán de recitar «Shehejeianu». De igual manera, otros parientes o amigos muy cercanos, en caso de alegrarse mucho al ver al bebé o la bebé – pueden recitar «Shehejeianu». Incluso al momento de recibir la noticia, quien se alegra de sobremanera puede recitar «Shehejeianu», a pesar de no estar viendo al bebé en persona. Quien bendice al momento de recibir la noticia del nacimiento no volverá a hacerlo al ver al bebé (Seder Birkot HaNehenín 12:7, Beur Halajá 223:1).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *