09) Libros sagrados, rollos de la Torá y sinagogas

Los juristas debatieron si se recita «Shehejeianu» por libros de contenidos sagrados («Sifrei Kodesh») nuevos. Si bien quien adquiere o recibe de regalo libros generales que poseen un contenido positivo y se alegra por ellos recita «Shehejeianu», hay quienes opinan que por libros con los cuales se cumple el precepto de estudiar y enseñar Torá (Talmud Torá) no se debe bendecir ya que los preceptos no fueron entregados para disfrutarlos de manera común sino para elevarse y santificarse por su intermedio (Maguén Abraham 223:5, Majazik Berajá). Frente a esto, otros juristas entienden que por el estudio de Torá propiamente dicho, si bien alegra el corazón – no se bendice «Shehejeianu», empero por libros que resultan ser una propiedad y al adquirirlos la persona se alegra – se debe recitar «Shehejeianu» (Radbaz, Mor Uktziá). En la práctica, consideramos que cuando los libros en cuestión son muy apreciados por la persona y le generan especial alegría en saber que dispone de ellos en su biblioteca – corresponde que bendiga (Jaié Adam 62:5, ver Mishná Berurá 223:13 y Jazón Ovadiá pág. 398).

Asimismo, los juristas debatieron respecto del caso de quien tuvo el mérito de poder contratar los servicios de un «sofer», para que escriba bajo su encargo un rollo de la Torá, si habrá o no de bendecir «Shehejeianu» cuando se termine de escribir y se ingrese el rollo a la sinagoga. Algunos entienden que se debe recitar «Shehejeianu» y otros entienden que se debe recitar «HaTov VeHaMeitiv», al tiempo que otros juristas entienden que no se debe bendecir (ver Sdei Jemed Asefat Diním Beit Kneset 12). En la práctica, es bueno que el dueño del rollo de la Torá compre una prenda nueva y cuando concluya la escritura de este que recite «Shehejeianu». Luego, cuando se ingrese el rollo en cuestión a la sinagoga, que ofrezca una comida festiva y se preocupe que se sirvan dos tipos diferentes de vino y por el segundo de estos que se recite «HaTov VeHaMeitiv», con la intención de incluir también en la bendición al novel rollo de la Torá (ver arriba 7:7-8).

Los juristas debatieron también si se debe o no bendecir al inaugurar una nueva sinagoga. También en este tema es bueno actuar de un modo tal que se cumpla con todas las opiniones. Para ello, que uno de los asistentes a la fiesta de inauguración adquiera una prenda nueva y bendiga «Shehejeianu» por esta y por la sinagoga. A continuación, durante el banquete que bendigan por el segundo tipo de vino «HaTov VeHaMeitiv». De todas maneras, aunque no se haya preparado de antemano una prenda nueva, corresponde que uno de los contribuyentes que aportó para escribir el rollo de la Torá o construir la sinagoga recite «Shehejeianu» en nombre de todos. Esta fue la usanza extendida y nos parece apropiada como práctica (Mishná Berurá 223:11, Morenu HaRav Ya´akov Beirav 62, Oraj Mishpat 47 de nuestro maestro el Rav Kuk).

Hubo entre los grandes eruditos del pueblo de Israel quienes acostumbraban recitar «Shehejeianu» al publicar un nuevo libro. Si bien a este respecto las autoridades halájicas han debatido, quien esté feliz por la publicación y desee bendecir – puede hacerlo (Mor Uktziá 223, Tzitz Eliezer 14:67).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *