05) Quien recibe dinero o un beneficio

Quien recibe dinero como un presente, o bien ganó un sorteo o heredó dinero – recita «Shehejeianu». Si el dinero lo reciben dos socios – recitan «HaTov VeHaMeitiv» (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 59(B), Shulján Aruj 223:2). Sin embargo, es necesario que el monto percibido sea significativo, ya que no es lo mismo recibir una suma de dinero o comprar una prenda o recibirla de regalo. En el caso de la prenda la persona experimenta una alegría inmediata y por ello, aunque su valor sea bajo, dado que en la práctica se congratula con él – debe bendecir. Empero, recibir una suma de dinero permite comprar cosas, y para que la alegría se efectivice es necesario que el monto sea de importancia para quien lo recibe.

Consideramos que, en el caso de personas sencillas tales como jóvenes que aún no comenzaron a trabajar o personas adultas que pasan apremios económicos, 500 shekalim (del año 2014) pueden considerarse una suma elevada, tal que si se alegran al recibirlo – habrán de bendecir. Empero en el caso de personas que poseen un mejor pasar, estas se habrán de alegrar únicamente si la suma recibida es mucho mayor, y siempre se considera cada caso según el estatus económico del beneficiario. Empero, no es necesario que la suma recibida sea similar a un salario mensual. En el caso de quien gana 5000 shekalim al mes, si recibir un presente o un beneficio de 2000 shekalim lo va a alegrar – deberá bendecir.

En el caso de bonificaciones y subvenciones que se le suelen otorgar a empleados en el marco de su labor – no se bendice porque no implican algo nuevo. Asimismo, no se debe bendecir por ganancias corrientes que la persona suele devengar de su actividad comercial o profesional. Empero, si de pronto ganó una gran suma por encima de lo común, aunque provenga de su actividad comercial o profesional – habrá de bendecir (Sefer Halajot Ketanot 1:200, Seder Birkot HaNehenín (Rabí Schneur Zalman de Liadi) 12:10).

En el caso de una persona necesitada que recibió una suma grande por concepto de tzedaká no habrá de bendecir ya que se siente avergonzado por recibirla. Empero, si recibió una prenda y esto lo alegra – habrá de bendecir (Eliahu Rabá, Mishná Berurá 223:20).

Quien recibe un beneficio económico o una beca para estudiar u otro premio en virtud de algo bueno que realizó, la recepción no implica vergüenza y en caso de que el monto sea lo suficientemente elevado como para alegrarlo – deberá bendecir. Todo esto a condición de que se trate de un beneficio especial que no todas las personas reciben. Empero, si se trata de una beca que muchos reciben habitualmente entra en la categoría de salario y no implica una alegría novedosa.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 17 - Bendiciones de agradecimiento y por una alegría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *