10) Orden de precedencia en la bendición de las frutas y la alabanza de la tierra de Israel

La Torá menciona siete especies a modo de alabanza de la tierra de Israel, tal como está escrito (Devarim–Deuteronomio 8:7-8): «Pues HaShem tu D’s te va a traer a una tierra buena…tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivares de aceite, y de miel». Dado que estas especies fueron mencionadas como buenas y pródigas, cuando la persona se dispone a comer dos tipos diferentes de frutas, es correcto que recite la bendición primeramente por aquella por efecto de la cual la tierra de Israel resultó alabada y en esta incluya también al otro fruto. Por ej.: si se trajeron delante de la persona uvas y manzanas, habrá de recitar la bendición por las uvas e incluirá en esta a las manzanas.

En caso de que la persona tenga ante sí dos especies diferentes de las siete, habrá de recitar la bendición por aquella que se encuentra más cerca del vocablo «tierra», por cuanto que a mayor cercanía con la palabra ‘eretz’ mayor es su importancia. Por lo tanto, el orden de precedencia es el siguiente: oliva, dátil, uvas, higo y granada.

En caso de tener ante sí dos especies de fruta, una perteneciente a las siete especies y la otra si bien no lo es, pero es la favorita de la persona, por cuanto que es especialmente deseada – la alabanza por la misma es más significativa. Empero según la opinión mayoritaria de los juristas – es mejor recitar la bendición con una fruta perteneciente a las siete especies con las que la tierra de Israel se vio bendecida. Y así corresponde actuar (Shulján Aruj 211:1-2, Mishná Berurá 211:33).

Si la persona tiene ante sí frutos de la tierra y frutos del árbol, en caso de que ambos sean igualmente apetecidos – ya vimos (halajá 8) que es preferible recitar primero la bendición por el fruto del árbol por ser más específica. Más aún, si una de las frutas pertenece a las siete especies, en caso de ser igualmente deseados se recita primero la bendición por el fruto de las siete especies. Empero si el fruto de la tierra resulta ser el más anhelado por la persona, aunque el fruto del árbol pertenezca a las siete especies es preferible recitar primero la bendición por el fruto de la tierra, ya que al no incluir al fruto del árbol en su recitado – es preferible que se bendiga por el que resulta más apetitoso.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 09 - Reglas relativas a la bendición anterior a la ingestión (“Berajá Rishoná”). Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *