04) El modo de recitado de la bendición

Quien bendice por un alimento o una bebida corresponde que lo sostenga al momento del recitado, ya que de esa manera podrá concentrarse mejor. Es bueno sostener el alimento con la mano derecha por ser la más importante (Shulján Aruj 206:4). En el caso de una persona zurda, hay quienes dicen que debe sostener el alimento con la mano izquierda, ya que para ella se trata de la más importante (Mishná Berurá 206:18). Según la usanza de los maestros de la Kabalá, el zurdo debe también sostener el alimento con la mano derecha la cual alude a la cualidad de la benevolencia o generosidad y por ende es digna de mayor honor (Ben Ish Jai Shelaj 19). En esta cuestión se es libre de adoptar una usanza propia, empero nos parece que cuando una persona recita una bendición para el público como en el caso de un Kidush o de una de las Siete Bendiciones nupciales (“Sheva Berajot”) – es mejor que también el zurdo sostenga la copa con la mano derecha.

No se debe recitar una bendición por un alimento que no se encuentra delante de la persona. En caso de haberlo hecho, de haber certeza absoluta de que habrá de comer del mismo, aunque no se encuentre presente aún – la bendición es válida. En caso de existir la más mínima duda que tal vez no probará dicho alimento, en cuestión la bendición queda anulada. Por ej.: una persona que tiene la certeza de que determinado alimento se encuentra dentro de un armario y recitó por este una bendición, a posteriori – cumplió con su deber. Empero si bendijo por un alimento que su compañero habrá de traerle, dado que depende de este y no se tiene certeza absoluta – no cumplió con su deber. Quien desea beber agua de la canilla o llave, puede primero recitar la bendición y después abrir el flujo del agua, a pesar de que al momento del recitado el agua no se encontraba presente, pues dado que existe certeza absoluta de que el agua habrá de salir por la canilla se la considera presente desde un principio (Shulján Aruj 206:5-6, Mishná Berurá 19).

Cuando una persona bendice es menester que su boca se encuentre vacía de alimentos ya que si, por ej.: está comiendo un fruto del árbol y desea ingerir un fruto de la tierra – deberá primeramente tragar el primero para recién después recitar la bendición por el segundo. Esto se debe a que no es honroso para una bendición el ser recitada cuando hay comida en la boca, tal cual está escrito (Salmos 71:8): “Que mi boca se colme de Tu alabanza” (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 51(A)). Por ello, no se habrá de bendecir con labios entreabiertos sino pronunciando cada palabra con claridad (Mishná Berurá 172:7).

En caso de que por error, se haya llevado alimento a la boca sin haber bendecido previamente, de ser posible retirarlo de la boca sin que ello provoque una sensación desagradable – que lo haga, bendiga y vuelva a introducirlo. En caso de que le resulte desagradable hacerlo – que lleve todo el alimento a un lado de su boca, recite la bendición y continúe comiendo. En caso de haber llevado a la boca abundante líquido al punto de no poder recitar la bendición, es mejor que lo expela y no disfrute del mismo sin haber bendecido. Solo en caso de que tenga gran necesidad de ingerir este líquido y carezca de otro que lo suplante – podrá beberlo sin bendecir. Asimismo, en caso de que al expeler la bebida pueda generar desagrado en el seno de sus compañeros – que lo trague sin bendecir. En caso de haber llevado a la boca un poco de líquido, tal que resulte posible concentrarlo en un lado de la boca y recitar esforzadamente la bendición – que así lo haga (Shulján Aruj 172:1-2, Mishná Berurá 1-2).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 09 - Reglas relativas a la bendición anterior a la ingestión (“Berajá Rishoná”). Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *