07) Rayos y truenos

Dado que se debe bendecir tanto por el rayo como por el trueno, y por ambos fenómenos se pueden recitar una de las dos bendiciones, se acostumbra en principio recitar «Osé Maasé Bereshit» al divisar un rayo y luego al escuchar el trueno, cuyo sonido genera mayor estremecimiento – se recita «Shekojó Uguevurató Malé Olám».

Quien durante el día ya bendijo una vez por divisar un rayo o escuchar un trueno – no habrá de hacerlo nuevamente. Si bien cada rayo y cada trueno se generan por separado, dado que surgen de un mismo sistema nuboso – una sola bendición incluye a todos los rayos y otra a todos los truenos. Empero, al día siguiente, aunque se trate de la misma tormenta – se vuelve a bendecir. Incluso tratándose del mismo día, si las nubes se disiparon por completo y luego el cielo volvió a nublarse y comenzaron rayos y truenos – dado que se trata de otro sistema nuboso se vuelve a bendecir (Shulján Aruj 227:2, Mishná Berurá 8).

Las bendiciones por los rayos y los truenos se deben recitar próximo al momento de ser divisados o escuchados, esto es, en el tiempo que lleva decir tres palabras («toj kedei dibur»). En caso de demorarse más se perdió la oportunidad de bendecir y puede esperarse a divisar un nuevo rayo y entonces apurarse a recitar la bendición en el tiempo que lleva decir tres palabras. Lo mismo aplica para la escucha de un trueno (Shulján Aruj Oraj Jaím 227:3, Mishná Berurá 12).

Otro tanto ocurre con la bendición por un cometa, un terremoto o un temporal, – se la debe recitar durante el evento o inmediatamente después, y si pasó el tiempo que lleva decir tres palabras desde que este concluyó – se perdió la posibilidad de bendecir.

Quien se encuentra en medio de las bendiciones del recitado del Shemá y vio un rayo o escuchó un trueno, si está en medio de uno de los párrafos del Shemá – no habrá de interrumpir para bendecir. Empero, si se encuentra entre una y otra bendición o entre párrafo y párrafo, dado que se trata de un precepto cuya oportunidad de cumplirlo es pasajera pues quizás no vuelvan a darse estos fenómenos – podrá interrumpir y recitar la bendición correspondiente. Si vio un rayo o se escuchó un trueno en medio de los Pesukei DeZimrá («Cánticos de alabanza»), aunque se esté en medio de un Salmo – se podrá interrumpir y bendecir. Lo mismo ocurre respecto de los temblores de tierra o los cometas y demás (ver Jaié Adam 20:3, Mishná Berurá 66:19).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora