15) Bendiciones para quienes visitan el zoológico – cuando se ve un mono o un elefante

Quienes visitan el zoológico logran recitar dos veces la bendición «Meshané Habriot». Todo aquel que ve un mono o un elefante bendice: «Baruj Atá Ad-onai Eloh-einu Melej Haolám Meshané Habriot» (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 58(B), Shulján Aruj 225:8). Sin embargo, si se los ve juntos alcanza con una bendición para ambos. Empero, si se encuentran en sitios diferentes, se ha de bendecir separadamente al ver a cada uno de ellos.

Se bendice específicamente por esos animales, ya que verlos provoca especial asombro, mayor que al observar a otros, en virtud de su semejanza con el ser humano. El mono se asemeja al ser humano en su cuerpo y en la forma en que emplea sus manos. El elefante es una excepción entre las bestias ya que su piel es lampiña y emplea su trompa a modo de mano (Meiri a Berajot 58(B)).

Todo aquel que no haya visto estos animales por espacio de treinta días, al volver a verlos deberá reiterar la bendición. Sin embargo, por el resto de los animales, tanto aquellos bellos como raros, se acostumbra bendecir solamente la primera vez que se ven, porque no queda claro si son lo suficientemente raros o bellos. En cambio, en los casos del elefante y el mono (o chango), en ellos nuestros sabios establecieron se diga una bendición, siendo menester volver a hacerlo si pasaron ya treinta días desde la primera vez que los contempló.

Una bendición adicional tiene lugar para quien visita un jardín zoológico: cuando perciba un loro, especialmente llamativo por su coloración u otro animal bello en particular – ha de bendecir: «She-Kaja Lo Beolamó» (…que así es en Su mundo»). Si la medida que se tiene de la belleza no es lo suficientemente definida, deberá bendecir por una especie, y habrá de poner su intención para eximir a las restantes bestias bellas que están en el jardín. Y si han de pasar treinta días hasta que vuelva a verlas, deberá entonces recitar nuevamente la bendición.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 15 - Bendiciones por la visión de situaciones extraordinarias y conmovedoras. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *