10) Arco iris

Quien divisa el arco iris bendice: «Baruj Atá Ad-onai Eloh-einu Melej Haolám Zojer Habrit Uneemán Bivritó Vekaiám Bemaamaró» («Bendito eres Tú HaShem nuestro D´s Rey del universo que recuerda el pacto, y es fiel a Supacto y cumple Su palabra»). Cada vez que se divisa un arco iris se debe bendecir nuevamente, aunque no hayan transcurrido treinta días desde la última vez porque cada aparición de un arco iris es novedosa, ya que el anterior se desvaneció (Birjei Iosef, Mishná Berurá 229:2).

El contenido especial de esta bendición hace alusión al pacto que estableció D´s con Noaj y su descendencia en cuanto a que no volvería a sobrevenir un diluvio sobre la tierra, tal como está escrito (Bereshit-Génesis 9:12-16): «Dijo Eloh-im: Esta es la señal del Pacto que establezco entre Mí y vosotros y entre toda creatura viviente que está con vosotros para generaciones de la eternidad. Mi arco he puesto en las nubes — y será como señal del Pacto entre Mí y la tierra. Y será que cuando traiga nubes sobre la tierra, aparecerá el arco iris en las nubes. Recordaré Mi Pacto, entre Mí y vosotros y todo ser viviente y toda carne. Y no serán más las aguas por diluvio para destruir toda creatura. Estará el arco en las nubes y Le veré para recordar el Pacto eterno entre Eloh-im y todo ser viviente en toda carne que hay en la tierra«.

Nuestros sabios dijeron (Talmud Babilonio Tratado de Jaguigá 16(A)), que no es apropiado contemplar el arco iris ya que este manifiesta la Gloria y el Pacto Divino y quien lo mira prolongadamente no es suficientemente respetuoso del honor de su Creador. Sin embargo, una breve mirada para poder recitar la bendición, por supuesto que está permitida. Hay juristas que entienden que como no se debe contemplar el arco iris, quien lo vio debe bendecir pero no corresponde que le diga a su compañero que se lo puede divisar en el cielo (Mishná Berurá 229:1). Por el contrario, otros juristas entienden que es correcto decirle a un compañero que se divisa el arco iris en el cielo pues este fue creado para ser contemplado y recordar a los seres humanos que en mérito del pacto HaShem sostiene y le da existencia al mundo y por lo tanto se habrá de despertar en ellos el impulso por retornar a la buena senda (Brit Kehuná Maarejet 100:3). Esta es la práctica aceptada.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 15 - Bendiciones por la visión de situaciones extraordinarias y conmovedoras. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *