03) Bendiciones por diferentes tipos de paisaje

Ver una gran montaña no afecta el hecho de ver otra, por lo que quien ve el Monte Hermón e inmediatamente después vuela a Europa y divisa los Alpes, volverá a bendecir «Osé Maasé Bereshit». Solamente en caso de ver la misma montaña dentro de los treinta días no se recita nuevamente la bendición.

De esto resulta que una persona puede tener que recitar la bendición «Osé Maasé Bereshit» varias veces en un mismo día, ya que si en la misma jornada ve el Mar Mediterráneo, luego el Monte Hermón, de ahí pasa al Kineret, posteriormente llega al Mar Muerto y de ahí al Mar Rojo – deberá bendecir por cada uno por separado. Asimismo, quien viaja de Eretz Israel a Norteamérica, al contemplar el Mar Mediterráneo bendecirá «Osé Maasé Bereshit», luego al pasar allende Europa verá el Océano Atlántico y bendecirá «Sheasá Et Haiam Hagadol». En caso de divisar desde el avión montañas especialmente grandes bendecirá «Osé Maasé Bereshit».

Quien avista conjuntamente varios paisajes por los que se debe bendecir – que recite por todos estos una sola bendición. Por ejemplo: quien se encuentra en un sitio desde el cual se divisa el Kineret y el Monte Arbel, recita por ambos una sola bendición.

Quien pasea por una zona que posee varias colinas especiales de un formato  semejante, ya que todas pertenecen a la misma formación geológica o la misma región, aunque las vea una tras otra – con una sola bendición las incluye a todas. Lo mismo ocurre con grandes montañas que se encuentran en una misma región – se recita por todas estas una sola bendición. Por ejemplo: todo el Carmel es considerado una misma región. Judea, Samaria y la Galilea, que son zonas más vastas se dividen en diferentes subregiones de acuerdo con la geomorfología. En este caso se bendice por las montañas y por las colinas separadamente a menos que se contemplen juntas.

Quien pasea por el desierto de Judea, al ingresar a este debe recitar la bendición por el desierto, si luego contempla una montaña particularmente grande – deberá bendecir por esta también. Al arribar a la zona de los imponentes peñascos o acantilados – también habrá de bendecir por estos. Incluso si luego divisa otros peñascos especiales, la bendición que recitó al inicio aplica a todos ya que se encuentran en la misma región y su forma es similar.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora