28. Korej

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-28/

Tras ingerir el maror se toma un «kezait» de este, se lo empareda con un «kezait» de matzá y se lo remoja en jaroset, habiendo quienes le quitan luego al maror el jaroset que pueda haberse adherido (Mishná Berurá 475:19) y habiendo quienes no lo retiran (Kaf HaJaím 475:32). Luego se recita «en recordatorio del Sagrado Templo tal como procedía Hilel…» y se lo ingiere reclinados o «bahasibá» (Shulján Aruj 475:1). Ya vimos que la medida del «kezait» equivale a un tercio de matzá hecha a máquina.

En tiempos en los que existía el Sagrado Templo era preceptivo, según Hilel, ingerir la matzá junto con el maror, tal cual está escrito (Bamidbar-Números 9:11): «con panes ácimos y hierbas amargas habrán de comerlo«. Según la opinión de los demás sabios matzá y maror debían ingerirse por separado, y dado que la halajá no se definió en esta cuestión – actuamos conforme ambas opiniones. Sin embargo, en la actualidad según la opinión de Hilel, de todas maneras corresponde comerlos separados, ya que por carecer de Sagrado Templo y no ofrendar el sacrificio de Pesaj al ingerir las matzot cumplimos un precepto de la Torá, mientras que al comer el maror cumplimos solamente con un mandato rabínico – y si se comen juntos la ingestión del maror afectaría a la de la matzá por tener diferente status normativo. Por ello, es necesario comer primeramente un «kezait de matzá», luego se debe ingerir un «kezait» de maror sin matzá, pues ya cumplimos con el precepto de ingerirla, y si los comemos juntos, el sabor de la matzá que ya no es preceptivo ingerirla anulará o se sobrepondrá en el paladar al del maror que se come por ordenanza rabínica. Por ello, una vez que ya cumplimos con los preceptos de comer tanto matzá como maror, hacemos una suerte de sándwich o emparedado de matzá y maror para comerlos juntos en recordatorio de la práctica de Hilel (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 115(A), Tosafot ‘אלא’, Mishná Berurá 475:16).

Hay quienes dicen que, si bien es claro que según Hilel es necesario hoy en día comer la matzá y el maror por separado, de todas maneras, a los efectos de cumplir con el precepto rabínico de ingerir maror hay que comerlo con matzá, y según esta línea de pensamiento justamente con el korej cumplimos realmente con el precepto de ingerir maror (Prí Jadash).

De todas maneras, según todas las opiniones es correcto tener el cuidado de no interrumpir con palabras entre la bendición de la matzá y la del maror hasta la finalización de la ingestión del korej, pudiéndose hablar únicamente de asuntos relacionados con el cumplimiento del precepto.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *