32. Costumbres de la comida del Seder – carne asada y huevos

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-32/

En tiempo de la Mishná hubo sitios en los cuales no se acostumbraba comer carne asada en la noche del Seder, pues el sacrificio de Pesaj se asaba y ello llevaba a crear la sensación de que se estaba ingiriendo carne del Korbán Pesaj fuera de las murallas de Jerusalém. Había otros sitios donde se acostumbraba hacerlo y sólo tomaban la precaución de no asar un cordero entero, pues ello realmente generaba la sensación de que se estaba haciendo el sacrificio de Pesaj fuera del Sagrado Templo. Los sabios dijeron que se debía respetar las costumbres de cada sitio, allí donde se come carne asada que se coma y donde no se come que no fuese consumida (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 53(A)). En la práctica, los judíos provenientes del Yemen acostumbran comer carne asada en la noche del Seder, empero todos los provenientes de Ashkenaz y la mayoría de los sefaradíes acostumbran no hacerlo (así escribió el Ben Ish Jai 96:30, Jazón Ovadiá pag. 175). Pasemos a explicar los detalles de esta prohibición.

La prohibición de comer carne asada aplica a todos los tipos de carne, incluidos carne de ternero y pollo que no son aptas para ofrendar el sacrificio de Pesaj, empero alimentos que no requieren de shejitá o faena ritual tales como huevos o pescados, pueden ser asados (Shulján Aruj Oraj Jaím 476:2). Asimismo, está prohibido asar la carne dentro de una olla, y si bien el sacrificio de Pesaj era asado a las brasas y no en olla, dado que un alimento asado en caldera se asemeja a asado sobre brasas, se prohíbe también este tipo de cocción. De igual manera, se prohíbe cocinar carne en la olla y luego asarla ya que su aspecto es de carne asada. En el caso de carne que primeramente fue asada se permite posteriormente cocinarla en una olla y comerla en la noche del Seder pues su aspecto es a carne cocida (Mishná Berurá 476:1, Kaf HaJaím 4).

Hay quienes acostumbran comer huevos en la cena de Pesaj, ya que estos son símbolo de duelo y recuerdan la destrucción del Templo, además, cada año el día de la semana en que cae el primer día de Pesaj acaecerá luego el 9 de Av (Ramá 476:2). El Gaón de Vilna explicó que los huevos que se comen son un recordatorio de la ofrenda del sacrificio festivo (“Korbán Jaguigá”) que se comía en la noche del Seder antes de ingerir el sacrificio pascual – por lo que se acostumbra comer el huevo que se encuentra en la keará en recordatorio del Korbán Jaguigá (Mishná Berurá 476:11, Kaf HaJaím 25-26). Hay quienes se abstienen de comer el huevo de la keará para que esta se mantenga completa y sólo lo ingieren al día siguiente (Maamar Mordejai 473:1). Empero, la costumbre extendida es comer el huevo de la keará en la noche de Pesaj.

En términos generales, para la noche del Seder se debe preparar una comida festiva importante como en todas las fiestas, con utensilios bonitos y alimentos sabrosos y que alegran. En esta comida se permite beber vino y no se considera que se esté agregando a las cuatro copas preceptuadas; empero, es importante tener la precaución de no comer ni beber demasiado para poder ingerir el afikomán con apetito en el final de la comida (tal como se explicará en la próxima halajá), y para poder luego seguir recitando el Halel y los piutim o cánticos y agregar más detalles al relato de la salida de Egipto sin estar extenuado por causa de la comida.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *