23. El cálculo de la medida de «kezait» a los efectos de cumplir el precepto de la Torá

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-23/

En virtud de los avatares del exilio surgió la duda respecto de la equivalencia de la medida del «kezait». Según la opinión de Rambám esta es un poco menor al volumen de un tercio de un huevo, y según los Baalei HaTosafot equivale al volumen de medio huevo. En la práctica, en virtud de la duda existente se acostumbra adoptar una actitud más estricta y se aplica la medida de los Baalei HaTosafot, esto es, el volumen de medio huevo. Se efectuó el cálculo práctico y se llegó a la conclusión que el volumen de medio huevo equivale a un tercio de matzá hecha a máquina o su equivalente en tamaño de matzá dura hecha a mano pues su grosor es similar al de la primera.

Los sabios sefaradíes adoptaron esta medida, así como también la mayoría de los ashkenazíes. Sin embargo, uno de los más prominentes eruditos ashkenazíes de las últimas generaciones, el «Nodá Biehudá»   (Rabí Iejezkel Landau 1713-1793 N. de T.), tras efectuar una serie de cálculos, llegó a la conclusión de que los huevos que consumimos en el presente son sensiblemente más pequeños que los de antaño y su volumen actual equivale a la mitad de los que se comían en días de nuestros sabios de bendita memoria (días del Talmud).Por lo tanto la medida de «kezait» no equivale a medio huevo sino a un huevo entero de los que ingerimos en la actualidad.

El Jazón Ish (Rabí Abraham Ieshaiahu Karelitz 1878-1953 N. de T.) estuvo de acuerdo con este cálculo. Por lo tanto, según la medida del «Jazón Ish», para cumplir con el precepto de comer matzá debe ingerirse el equivalente al volumen de un huevo. Si bien normalmente se dictamina halajá según las medidas comúnmente empleadas y no acorde a la opinión del Jazón Ish, en lo relativo al precepto de comer matzá que es un precepto de la Torá, corresponde, a priori, según todas las opiniones, ingerir una medida de «kezait» según el cálculo del Jazón Ish que resulta ser dos tercios de una matzá hecha a máquina.

Empero no se trata de algo mucho más estricto de lo que hacemos de todas maneras, ya que acostumbramos a ingerir de inmediato dos medidas de «kezait», una por la bendición de «hamotzí» y la otra por la bendición de «al ajilat matzá» (Shulján Aruj 475:1), de lo cual resulta que en esa ingestión se come la medida de «kezait» del Jazón Ish y cumplimos con el precepto de la Torá según todas las opiniones.

En el caso de quien le resulte difícil comer dos tercios de matzá de máquina puede ingerir un tercio pues equivale a un «kezait» según la medición común y antes de hacerlo recitará también la bendición de «al ajilat matzá». Esto obedece a que la medida comúnmente empleada tiene tal arraigo que el debate existente no se considera como duda a los efectos de dejar sin efecto el recitado de la bendición.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *