29. ¿Qué hacer con aquellas personas a quienes se les dificulta ingerir las medidas de matzá estipuladas?

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-29/

Tal como ya aprendimos, la medida de «kezait» en la matzá equivale a un tercio de una hecha a máquina, y en la noche del Seder es preceptivo ingerir unas cuatro o cinco veces esa cantidad de pan ácimo. Tras recitar las bendiciones de «hamotzí» y «al ajilat matzá», a priori se ingieren dos medidas de «kezait», una por cada berajá; así cumplimos con la norma más estricta (la del Jazón Ish) que asevera que la medida de «kezait» es el doble de grande que la comúnmente aceptada. Con el korej se ingiere otra medida de «kezait» matzá y otra más con el afikomán, habiendo quienes comen dos «kezait» de éste para cumplir con excelencia: un «kezait» en recordatorio del sacrificio de Pesaj y otro en recordatorio de la matzá que se solía comer junto a él. Resulta entonces que en la noche del Seder se deben ingerir cuatro medidas de «kezait» de matzá (una matzá y un tercio) y quienes cumplen con excelencia ingieren cinco (una matzá y dos tercios).

En caso de que a alguien se le dificulte ingerir esas cantidades, a priori, que procure comer dos tercios de matzá para cumplir con el precepto de «matzat mitzvá» de acuerdo con la opinión de todos los juristas, mas posteriormente a la hora de ingerir el korej puede contentarse con un quinto de matzá hecha a máquina y otro tanto con el afikomán. Si esto también le resulta difícil puede cumplir con la matzá mitzvá o matzá preceptiva ingiriendo un tercio de matzá que es la medida de «kezait» comúnmente aceptada recitando las bendiciones correspondientes. De esta manera resulta que en toda la noche del Seder habrá ingerido un tercio de matzá y otros dos quintos.

En el caso de aquellas personas a quienes se les dificulta masticar la matzá, como por ejemplo por haber perdido la dentadura, puede desmenuzar la matzá e ingerirla hechas migajas. (Beur Halajá 461:4). Si también así le dificulta ingerirla, puede remojarla en agua para luego comerla. Empero si la matzá fue cocida o puesta en remojo por un lapso prolongado al punto que se deshizo, dado que perdió el sabor a matzá, no sirve para cumplir por su intermedio con el precepto (Shulján Aruj 461:4, Mishná Berurá 19-20).

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *