38. Es preceptivo relatar el éxodo y estudiar las leyes de Pesaj toda la noche

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-38/

Hay quienes acostumbran leer el Cantar de los Cantares tras concluir la Hagadá pues este libro alude al amor existente entre el Eterno y el pueblo de Israel.

Si bien leyendo la Hagadá ya cumplimos con nuestro deber de relatar la salida de Egipto, es preceptivo continuar narrando los milagros y las maravillas que le hizo HaShem a nuestros antepasados durante el éxodo hasta que nos venza el sueño. El estudio de las halajot de Pesaj están también incluidas en este precepto (Shulján Aruj 481:2, Maharal Guevurot HaShem cap. II). Sin embargo, el precepto no incluye la argumentación y discusión de intrincados, complejos e ingeniosos posibles argumentos o formalismos («pilpul») sobre esta temática (Derashot Jatam Sofer 265).

Es mejor no extenderse en la lectura de la Hagadá previo a la cena para que los niños y demás comensales puedan permanecer despiertos hasta la ingestión de la cuarta copa. Parecería ser que aquello que dijeron nuestros sabios respecto de que quien se extiende en el relato de la salida de Egipto durante toda la noche es digno de elogio, se refiere al estudio posterior a la conclusión del Seder.

Quien teme que en caso de quedarse despierto hasta tarde por la noche no podrá levantarse como corresponde para el rezo de Shajarit de la mañana siguiente, que intente prolongar su estudio del relato del éxodo hasta pasada la medianoche (Sidur Yaavetz, Kaf HaJaím 481:11).

En la noche del Seder se acostumbra recitar el Shemá previo al sueño y la bendición de «Hamapil» mas no el resto de los versículos, pues durante todas las noches a lo largo del año estos son recitados como protección contra influencias malignas que pudieran afectar negativamente al sueño, empero esta noche está protegida de toda influencia nociva y es propicia para la redención (Ramá 481:2, ver Ben Ish Jai 96:38).

Quiera D´s que, así como tuvimos el mérito de poder estudiar las leyes de la noche del Seder conforme a su normativa, sus sentencias y sus estatutos, que tengamos también el mérito de llevarlas a cabo.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *