35. El recitado del Halel, el Gran Halel («Halel Hagadol») y la bendición por el cántico («Birkat HaShir»)

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-35/

Tras el recitado de la bendición posterior a los alimentos («birkat hamazón») se bebe la tercera copa y acto seguido se sirve la cuarta para recitar sobre esta el Halel y el Gran Halel.

Previo al Halel se dice «derrama tu ira sobre las naciones que no te han conocido…» y hay quienes acostumbran abrir la puerta para demostrar que se trata de una noche preservada de fuerzas dañinas y no tememos a nuestros enemigos, y en mérito de esta fe, el Mashíaj vendrá y derramará su furia sobre las naciones malvadas que odian al pueblo de Israel (Ramá 480:1). Hay quienes acostumbran ponerse de pie al declarar «derrama tu ira» (Aruj HaShulján allí, y así solía hacer el Rabino Abraham Itzjak HaCohen Kuk). Tras recitar «derrama tu ira» se cierra la puerta.

Acto seguido se continúa con el recitado de la segunda mitad del Halel (arriba halajá 20). En esta parte hay versículos que es preceptivo recitarlos a modo de «zimún» o invitación a los presentes a bendecir, esto es, el mayor de la casa recita primero el versículo y luego todos los demás repiten. Estos son los versículos: «Hodú LaHaShem Ki Tov» («Alabad al Eterno porque es bueno«), «Iomar Na Israel» («Proclame el pueblo de Israel«), «Iomrú na Beit Aharón» («Proclame la casa de Aharón«), «Iomrú Na Ir´ei HaShem» («Proclamen los temerosos de HaShem«), «Ana HaShem Hoshía Na» («Por favor HaShem sálvanos«) y «Ana HaShem Hatzlija Na» («Por favor HaShem corona con éxito nuestras acciones«). A priori, es preceptivo que en el Seder haya tres adultos para recitar estos versículos (Ramá 479:1). Sin embargo, una persona sola al hacerlo también cumple con su deber. En caso de haber dos adultos, podrán pronunciar los versículos conjuntamente (Mishná Berurá 479:10-11).

Luego se recita el gran Halel que es el salmo 136 y posteriormente se recita «Nishmat Kol Jai» concluyendo con la bendición por el cántico. Existen diferentes opiniones respecto del formato que debe tener esta bendición: los sefaradíes terminan recitando el párrafo que culmina el Halel y que comienza con el vocablo «Yehaleluja» («te alabarán») y los ashkenazíes con la bendición de «Ishtabaj» («será loado Tu Nombre») que culmina los versos de alabanza. Luego, se continúa con diferentes cánticos que fueron compuestos en los días de los sabios medievales (ver en la halajá 31 que es bueno concluir el recitado de la bendición antes de medianoche).

En términos simples, la cuarta copa se bebe inmediatamente después de la bendición por el cántico que pone el sello final a la lectura de la Hagadá que estipularon nuestros sabios de bendita memoria, en los días de la Mishná, mientras que los cánticos que se entonan posteriormente tienen su origen únicamente en la tradición. Existen quienes acostumbran beber la cuarta copa tras haber cantado algunos cánticos suplementarios para que estos también sean recitados con vino y puedan ser incluidos en el orden de la Hagadá (ver Mishná Berurá 480:6). En resumen, que cada familia siga con su tradición particular.

Según la usanza sefaradí no se recita bendición antes de beber la cuarta copa y según la usanza ashkenazí sí se hace (como fue explicado en la halajá 21). Tras haberla bebido se recita la bendición final por la vid y el fruto de la vid («al haguefen veal prí haguefen»).

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *