30. ¿Qué caso de enfermedad exime de ingerir matzá y maror?

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-30/

Una persona que no puede ingerir la medida de «kezait» (tercio de matzá) de ninguna manera, deberá procurar comer la cantidad equivalente a una aceituna de nuestros días y hay juristas que entienden que esa es la medida real. Sin embargo, no habrá de recitar la bendición de «al ajilat matzá», pues en opinión de muchos juristas de esa forma no cumple con el precepto de ingerir matzá. En caso de que no pueda ingerir ni siquiera una porción de matzá del tamaño de una aceituna de nuestros días, es bueno que de todas maneras coma algo de matzá en la medida de sus posibilidades.

Los juristas debatieron acerca del caso de quien sabe que ingerir matzá le causará alguna enfermedad y caerá en cama o habrá de agravar su dolencia, pero no le habrá de poner en peligro de vida. Según Rabí Shelomó de Vilna (Binián Shelomó 47) este caso exime del deber de ingerir matzá en Pesaj y según Maharam Shik (Oraj Jaím 260) sólo el peligro de vida exime del deber de ingerir matzá. Se acostumbra sentenciar conforme la opinión más flexible (en el caso del maror y las cuatro copas de vino cuya preceptividad es de origen rabínico existe consenso que quien por ingerirlos puede caer en cama está exento de hacerlo, tal como se explicó en la halajá 7).

Según esto, la mayoría de los celíacos deben comer un «kezait» de matzá en la noche del Seder pues esta cantidad no habrá de enfermarlos, y aunque sí les provoque molestias o dolores determinados, estos no se consideran enfermedad. Sin embargo, en el caso de los celíacos agudos que saben que ingerir matzá puede causarles duras reacciones, estos están exentos del precepto de ingerir matzá. En la actualidad existe matzá de avena que resulta más tolerable para los celíacos.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *