16. Yajatz – se parte la matzá del medio

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-16/

En la keará se colocan tres matzot, y tras ingerir el karpas y antes de leer la Hagadá el oficiante del Seder y todo aquel ante quien se hayan colocado tres matzot parte la del medio y guarda la mitad mayor para comerla como «afikomán», mientras la otra mitad es dejada entre las dos matzot enteras (Shulján Aruj 473:6).

Esto viene a recordarnos la pobreza que padecimos en Egipto, ya que una de las significaciones del pan ácimo es rememorar la opresión y la miseria que vivimos en tierras egipcias y por ello recibe el nombre de «pan de la pobreza» («lejem oni»). Se parte la matzá en dos mitades, ya que las personas que viven en la miseria acostumbran comer panes partidos puesto que carecen de medios para adquirir panes enteros. Se parte la matzá antes de comenzar la lectura de la Hagadá, pues esta debe tener lugar mientras las matzot están colocadas delante nuestro; además, uno de los significados de «lejem oni» es que se trata de un pan sobre el cual se responden muchas preguntas («onim»). Por ello, a la hora de ocuparnos de las preguntas y respuestas de la fiesta, es menester que las matzot se encuentren ante nosotros, y por lo tanto, la del medio debe ser partida antes de iniciarse la lectura.

De todas maneras, al igual que en cualquier Shabat o día festivo se debe recitar primeramente la bendición de «hamotzí» con dos panes («lejem mishné») y por esa razón se colocan tres matzot, siendo que la del medio la partimos para señalar que se trata de  pan de la pobreza y tanto la superior como la inferior se mantienen enteras y conforman los dos panes necesarios para el recitado de la bendición del pan en Shabat o día festivo (luego, una vez que se haya recitado la bendición de «hamotzí» se habrá de sostener las tres matzot juntas para tener dos panes enteros y al recitar la bendición por la ingestión de la matzá -«al ajilat matzá»- se habrá de dejar la inferior para hacerlo únicamente con la superior y  la del medio con lo cual expresa de una forma más tangible la cuestión de la matzá partida).

La mitad mayor se guarda para ser usada como «afikomán» y se suele envolver en una servilleta en recuerdo de lo que está escrito (Shemot-Éxodo 12:34): «Llevó el pueblo su masa antes que leudase; sus restos envueltos en sus ropas sobre sus hombros«. Hay quienes acostumbran colocar el afikomán sobre el hombro en recuerdo de las matzot que se cargaron de ese modo durante el Éxodo (Mishná Berurá 473:59).

Luego se guarda el «afikomán» y es devuelto a la mesa para ser ingerido recién al final del Seder en recuerdo a la ingestión del Korbán Pesaj (ver halajot 33 y 34).

En algunas familias se acostumbra que los más pequeños «secuestran» o «roban» el afikomán y lo esconden hasta el final de la cena, y entonces, lo devuelven a cambio de un regalo y de ese modo se mantienen despiertos durante todo el Seder. Nosotros acostumbramos repartir presentes a todos los niños que se mantuvieron despiertos hasta terminar de ingerir el afikomán.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *