22. El precepto de ingerir matzá

El precepto de ingerir matzá y maror

Es precepto de la Torá comer matzá en la noche del quince de Nisán, tal cual está escrito (Shemot-Éxodo 12:18): «por la noche, habréis de comer panes ácimos«. Esta matzá debe ser cuidada («matzá shemurá») tal como está escrito (ídem 17): «y cuidareis las matzot«, habiendo quienes cumplen este mandato con especial excelencia e ingieren matzá hecha a mano con la especial intención de que sirva como matzá preceptiva («matzat mitzvá») (ver arriba 12:4). Quien ingiere matzá robada no cumple con su deber (Shulján Aruj 454:4), por lo que es mejor pagar por las matzot que se habrán de consumir antes de que comience Pesaj o al menos convenir explícitamente con el vendedor que este nos considere propietarios de la matzá aunque no se hayan pagado, pues si el comerciante no acepta fiar las matzot – el comprador no cumple con su deber al ingerirlas en la noche del Seder (Mishná Berurá 454:15). Al ingerir la cantidad de un «kezait» de matzá cuidada se cumple con el precepto de la Torá. Todas las medidas de ingestión de la Torá equivalen a un «kezait».

Por instrucción rabínica se ingieren tres medidas más de «kezait» de matzá. La primera ingestión es inmediatamente posterior a las bendiciones de «hamotzí» y «al ajilat matzá» y en ella se comen dos medidas de «kezait» de matzá, una de la matzá superior por la bendición de «hamotzí» y otra medida de «kezait» de la matzá ya partida del medio correspondiente a la bendición de «al ajilat matzá». Luego se come otra medida de «kezait» de matzá en el korej junto al maror y al final de la comida otra más de la matzá del afikomán (hay quienes entienden que es bueno comer dos medidas de «kezait» del afikomán).

Antes de ahondar en la medida de «kezait», explicaremos esta regla en su aspecto práctico. Existe un acuerdo general en cuanto a que la medida de un «kezait» equivale a un tercio de una matzá hecha a máquina o su equivalente en tamaño de una matzá hecha a mano. Entonces, ni bien se recitan las bendiciones de «hamotzí» y «al ajilat matzá», se ingieren dos tercios de matzá hecha a máquina, en el korej se come otro tercio y en el afikomán otro más (quienes quieren cumplir con excelencia comen dos «kezait» de afikomán pudiendo contentarse con media matzá de máquina).

El «kezait» debe ingerirse de manera continuada y si el comensal se detiene en el medio de la ingestión un lapso superior al que lleva comer media hogaza de pan («zman ajilat peras») – no cumplió con su deber. Más adelante explicaremos cuánto tiempo es exactamente el necesario para ingerir media hogaza de pan, mas de momento indicamos que todo aquel que come el «kezait» de matzá de modo continuado – sin duda que cumplió con el precepto y no es necesario que mire en el reloj para ver cuánto le llevó, ya que solamente si se interrumpió en medio de la ingestión por varios minutos es probable que la ingesta haya llevado más tiempo que el que lleva comer media hogaza de pan («zman ajilat peras»).

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *