12. ¿Qué ocurre si olvidamos reclinarnos?

https://ph.yhb.org.il/es/04-16-12/

Quien ingiere un «kezait» de matzá sin reclinarse («hasibá») no cumplió con su deber ya que dejó un precepto rabínico sin efectivizar y debe volver a ingerirlo reclinado. Incluso si ya recitó la bendición posterior a los alimentos («birkat hamazón») deberá volver a abluir sus manos, recitar la bendición de «hamotzí» e ingerir al menos un «kezait» de matzá en posición reclinada. Sin embargo, no habrá de recitar nuevamente la bendición por la ingestión de matzá («al ajilat matzá»), pues en opinión de Rabía y Raabán ya cumplió con el precepto de ingerir matzá al hacerlo sin reclinarse (Shulján Aruj 472:7, Mishná Berurá 22).

En el caso de quien olvida comer el korej reclinado no debe volver a hacerlo en esa posición ya que según algunos juristas esto no es necesario por contener maror. Si bien a priori acostumbramos a reclinarnos para ingerir el korej, en caso de olvido es posible respaldarse en la opinión de los juristas que entienden que no es necesario hacerlo. En caso de haberse ingerido el afikomán sin reclinarse deberá volver a hacerlo, y en caso de resultar dificultoso comer más, dado que se trata de un precepto rabínico se puede confiar en la opinión de Rabía y Raabán quienes entienden que en el presente no es preceptivo reclinarse.

Nuestros sabios debatieron respecto de qué hacer en el caso de alguien que bebió una de las cuatro copas sin reclinarse. Según la opinión del Shulján Aruj, a priori se debe volver a beber la copa en cuestión en posición reclinada. En opinión de Ramá surge aquí un problema ya que si vuelve a beber una copa se crea la sensación de que se está agregando a lo establecido por nuestros sabios y ellos ordenaron beber cuatro copas y no cinco. Por lo tanto, en caso de haberse bebido la segunda copa que es la anterior a la comida festiva, sin reclinarse – deberá volver a hacerlo en la postura correcta pues en ese caso no parece como si estuviera agregando más copas que las estipuladas, ya que durante la comida festiva se puede beber más veces. Empero, en caso de haberse bebido la primera, tercera o cuarta copa sin reclinarse no habrá de volver a hacerlo para no parecer como si estuviera agregando más copas que las originalmente dictadas, y se habrá de confiar en la opinión de Rabía y Raabán en cuanto a que en la actualidad las personas distinguidas no acostumbran reclinarse y por ende esta postura no es preceptiva en la noche del Seder (Shulján Aruj 472:7, Mishná Berurá 21). Lo que ordenan el Shulján Aruj y Ramá en cuanto a que se debe volver a beber reclinados, las cuatro copas en el caso del Shulján Aruj y la segunda copa de acuerdo con el Ramá, se trata de la conducta a seguir a priori, mas en caso de que hacerlo resulte dificultoso para la persona – puede confiarse en que cumplió con lo que bebió sin reclinarse.

En el caso de las mujeres, a priori, deben beber el vino y comer la matzá reclinadas, empero en caso de haber olvidado hacerlo no debe repetir. En el caso de mujeres importantes o encumbradas que olvidaron ingerir la matzá reclinadas es bueno que vuelvan a hacerlo en la postura correcta.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *