03. La «keará» o platón alegórico

Previo al inicio del Seder debe prepararse la keará sobre la cual se habrán de colocar los alimentos especiales de la noche del Seder. Esta no se coloca en la mesa con el único propósito de que los alimentos especiales estén al alcance de la mano durante la cena, sino debido a que cada uno de estos viene a recordar y enfatizar una idea determinada; y precisamos que todos ellos estén ante nosotros para así expresar el tema central de la noche del Seder. Pasamos a detallar los alimentos que deben ser colocados sobre la keará:

Tres matzot con las cuales habremos de cumplir el precepto de la Torá de ingerir panes ácimos. La razón por la cual se colocan las tres matzot sobre la keará es que se debe leer la Hagadá con las matzot y el maror delante nuestro, tal cual está escrito (Shemot-Éxodo 13:8): «y habrás de narrar a tu hijo, en aquel día, diciendo: Por causa de esto…» lo cual fue explicado por nuestros sabios  «por causa de esto«- cuando la matzá y el maror están frente a ti en tu mesa (Mejilta Bo cap. 17). Además, la matzá es llamada «pan de la aflicción» («lejem oni») (Devarim-Deuteronomio 16:3), pues según nuestros sabios se trata de un pan sobre el cual se dicen o responden («onim») muchas cuestiones, y por lo tanto debe encontrarse descubierta durante la lectura de la Hagadá. Empero, dado que la matzá es el alimento más importante sobe la mesa y sobre esta se recita la bendición de «hamotzí», no se debe decir kidush con vino estando esta descubierta; por ello se colocan las matzot dentro de una servilleta y durante el kidush o la elevación de la segunda copa de vino se las cubre y el resto del tiempo de lectura de la Hagadá permanecen descubiertas.

El maror es lechuga o rábano picante («jazeret») y en tiempos del Sagrado Templo de Jerusalém era precepto de la Torá comer maror junto al sacrificio de Pesaj, y desde que el Templo fue destruido el precepto de ingerirlo es de origen rabínico.

En tiempos del Sagrado Templo se colocaba sobre la mesa festiva también la carne del cordero pascual, y tras la destrucción del mismo, nuestros sabios ordenaron colocar sobre la mesa dos platillos, uno en recuerdo del sacrificio de Pesaj («Korbán Pesaj») y el segundo en recuerdo del sacrificio festivo («Korbán Jaguigá») que se ofrendaba en todas las fiestas (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 114(A) y (B)). Se acostumbra que el alimento recordatorio del sacrificio pascual sea el «zeroa» («brazo», normalmente un ala de pollo) el cual alude al hecho de que fuimos liberados de Egipto con «brazo extendido», y este es rostizado al fuego tal como se asaba otrora el cordero de Pesaj. Los sefaradíes acostumbran poner como «zeroa» una pata delantera de un animal puro mientras que los ashkenazíes utilizan un ala de pollo. Se acostumbra colocar en la keará un huevo asado o cocido en recuerdo del sacrificio festivo, al igual que solemos servir huevo hervido a los dolientes como forma de consuelo al insinuarles el carácter cíclico y rotativo del mundo; y por medio del huevo que ingerimos en la noche del Seder nosotros nos consolamos al pensar que pronto en nuestros días el Sagrado Templo será reconstruido y allí podremos ofrendar tanto el cordero de Pesaj como el sacrificio festivo. Esto y más, huevo en arameo se dice «bia» (ביעא) que significa pedido, lo cual alude a nuestra petición en cuanto a que D´s vuelva a redimirnos (Shulján Aruj 473:4). En la mayoría de las comunidades o congregaciones se acostumbra a no comer el «zeroa» asado en la noche del Seder (ver halajá 32 respecto de la costumbre de no comer comida asada).

Además, sobre la keará se coloca «karpás», una verdura que se ingiere previo a la lectura de la Hagadá, y se acostumbra sumergirla en vinagre o agua con sal para darle sabor; y por ello es necesario abluir las manos una vez más ante lo cual los niños sentirán la curiosidad de preguntar por qué.

Se coloca también jaroset que alude a la arcilla que preparaban nuestros ancestros en Egipto en días de la opresión, y en este se remoja el maror previo a su ingestión. El vino no se coloca en la keará pues no se trata de un alimento sino de una bebida.

Esta entrada fue publicada en 16. La noche del Seder. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *