02. El rezo de Amidá de Arvit.

https://ph.yhb.org.il/es/02-25-02/

Nuestro patriarca Yaakov instituyó el rezo de Arvit (arriba 1:7) y por esta razón los miembros de la Gran Asamblea indicaron que se rece la Amidá por la noche, estableciendo que el horario del recitado correspondería con el de la quema de los órganos y los sebos de los sacrificios, los cuales eran quemados de noche si no se alcanzaba a hacerlo durante el día (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 26(B)). Empero, inicialmente, los sabios establecieron este rezo como opcional, lo cual implica que es un acto de bien hacerlo, mas no una obligación. Entonces, quien estaba ocupado cumpliendo con otro precepto o si ya se había ido a dormir o si por cualquier otra razón se le dificultaba rezar Arvit, no estaba obligado a hacerlo. La diferencia entre Shajarit y Minjá por un lado y Arvit por el otro, radicaba en que los primeros rezos fueron establecidos  como sustitutos de las ofrendas permanentes de la mañana y la tarde y el vertido de las respectivas sangres. En cambio, el rezo de Arvit fue establecido como sustituto de las quemas de sebos y órganos sobre el altar de sacrificios, que si bien era preceptivo quemarlos, de no hacerse, la ofrenda ya sacrificada seguía siendo válida. Por esta razón el rezo de Arvit inicialmente era opcional.

Sin embargo, con el correr del tiempo, todos los judíos acostumbraron a rezar Arvit al grado de que en días de los sabios medievales se trataba ya de un rezo obligatorio. A pesar de su actual obligatoriedad, en Arvit no se lleva a cabo la repetición de la Amidá por parte del oficiante. Esto se debe a que como inicialmente era opcional no era necesario repetirla para que los legos puedan cumplir con su deber (Shulján Aruj 137:1).

Las mujeres están exentas del rezo de Arvit. Aquellos juristas que sostienen que las mujeres deben recitar todos los rezos establecidos por nuestros sabios consideran que esto se aplica a Shajarit y Minjá, que fueron obligatorios desde el inicio, mas no para Arvit, servicio del cual están exentas. La costumbre de los hombres de aceptar Arvit como rezo obligatorio no recae entonces sobre ellas.

Esta entrada fue publicada en 25. El servicio de Arvit.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *