01. El recitado del “Shemá” y sus bendiciones.

https://ph.yhb.org.il/es/02-25-01/

Es precepto de la Torá recitar el Shemá en la noche y en la mañana, tal como está escrito en las dos primeras secciones de este recitado, (“Shemá Israel” y “VeahaIm Shamoa“): “al acostarte y al levantarte”. Asimismo es preceptivo recordar la salida de Egipto de noche y de día, tal como está escrito (Devarim–Deuteronomio 16:3): “para que te acuerdes siempre del día en que saliste de la tierra de Egipto, todos los días de tu vida”. Del hecho que está escrito “todos los días”, nuestros sabios aprendieron que es preceptivo recordar el Éxodo de día y  de noche (Mishná Berajot 12:2). A esos efectos se recita también el tercer pasaje del Shemá, “Vaiomer“, al final del cual se menciona la salida de Egipto. Este tercer pasaje es la porción que habla del tzitzit, precepto que aplica solo de día, siendo un pasaje básicamente matutino y en realidad se podría recordar la salida de Egipto por las noches mediante otros versículos. Empero como el pasaje de “Vaiomer” es muy conocido por todos, se acostumbró a usarlo como recordatorio del Éxodo también por las noches (Tosfot Iom Tov en Mishná Berajot ídem). Además, la porción de “Vaiomer” junto a las dos primeras de “Veahavta” y “Vehaiá” suma doscientas cuarenta y ocho palabras  (ver arriba 15:12) y los tres pasajes implican la aceptación completa del yugo celestial (arriba 15:3-4). Las reglas del recitado del Shemá ya fueron explicadas en el capítulo 15.

Los sabios de la Gran Asamblea establecieron que se reciten dos bendiciones antes  del recitado de “Shemá” y dos bendiciones posteriores. La primera es “Maariv Aravim” (“que haces que las tardes oscurezcan”) que es una alabanza a D´s por el paso del tiempo y es paralela a la bendición de “Iotzer Or” (“que formas la luz”) del servicio de Shajarit. La segunda bendición es “Ahavat Olam” (“amor eterno”) en la que se alaba a D´s por amar al pueblo de Israel y entregarle la Torá. La tercera bendición es “Emet Veemuná” (“verdad y confiable es todo esto”) en la cual se alaba a D´s y se le agradece por la redención. La cuarta bendición es “Hashkivenu” (“permítenos acostar en paz”) en la que pedimos a D´s que cuide de nosotros por la noche mientras dormimos (ver 16:1). De esta forma vemos que hay siete bendiciones que acompañan al recitado del Shemá, tres en Shajarit y cuatro en Arvit. El Talmud Jerosolimitano  (Tratado de Berajot 1:5) dice que esto se hizo en concomitancia con el versículo (Salmos 119:164) que reza: “Siete veces por día Te alabo”

Esta entrada fue publicada en 25. El servicio de Arvit.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *