03.  La costumbre de los piadosos a la hora de vestirse y calzarse.

https://ph.yhb.org.il/es/03-04-03/

Es costumbre de los piadosos de anteponer en todos los aspectos  la derecha a la izquierda, dado que la Torá dio mayor importancia a la derecha (por ejemplo al rociar  el Cohen en el Santuario, sobre el dedo gordo de la mano o el pie derechos en primera instancia). Según la Kabalá, la derecha alude al «jesed» o generosidad mientras que la izquierda alude al «din» o rigor, por lo que es importante imponer la generosidad por sobre el rigor. Por lo tanto, los píos se cuidan de comer con la mano derecha, al lavarse o untarse una crema, anticipan la mano derecha a la izquierda así como el pie derecho al pie izquierdo.

Quien lava todo su cuerpo, comenzará por su cabeza y luego seguirá anticipando la derecha. A la hora de vestirse, los píos suelen colocar primero la manga derecha así como también antecederán el pie derecho en el pantalón y en los calcetines. Al desvestirse, se quitarán la ropa primeramente  del lado izquierdo.

Respecto de los zapatos la ley es más compleja. Por una parte corresponde anteceder la derecha y por la otra vemos del tefilín que se amarra en el brazo izquierdo, por lo que en todo lo relacionado con la acción de atar la izquierda precede a la derecha. Por lo tanto se ha de colocar primero el zapato derecho y luego el izquierdo sin amarrar los cordones y de esa manera antecedió derecha a izquierda;  luego, a la hora de atar los cordones que comience por el zapato izquierdo y luego amarre le derecho (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 61(A), Shulján Aruj Oraj Jaím 2:4).

Si una mujer es zurda de mano o pie habrá de preceder la derecha tanto para calzar como para amarrar los cordones. Esto lo aprendemos del precepto de los tefilín, el zurdo amarra su filacteria en el brazo derecho, por lo que vemos que también el caso de un zurdo la derecha antecede a la izquierda a los efectos de amarrar.

La idea de la halajá es que toda acción que realicemos, aunque sea totalmente rutinaria como calzar zapatos, se lleve a cabo de la manera más exacta. De hecho, todas calzan a diario sus zapatos y por lo tanto ¿por qué no habrían de aprender a hacerlo de la manera correcta? Es claro que quien calzó o ató sus cordones en orden inverso no debe descalzarse para volver a hacerlo en el orden correcto.

Mediante estas reglas, nuestros sabios de bendita memoria nos enseñan a conferirle importancia a cada acción que realizamos. De esta manera aprendemos a comprender más profundamente todos los detalles que conforman nuestra vida.

Esta entrada fue publicada en 04. Al despertar por la mañana.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *