14- “Kabalat Shabat” y otras adiciones a los rezos.

http://ph.yhb.org.il/es/01-05-14/

Hace más de cuatrocientos años los cabalistas en Tzfat comenzaron a recibir el Shabat con cánticos y salmos. Dado que el Pueblo de Israel quería dar expresión al alma suplementaria que se suma a la persona al iniciarse el Shabat (neshamá ieterá), esta costumbre de los cabalistas de Safed fue adoptada por todas las comunidades y recibe el nombre de rezo de “Kabalat Shabat” (recibimiento del Shabat). En esos días vivía en Tzfat el Rabino Shlomó Alkabetz, quien compuso el maravilloso poema “Lejá Dodí” con el que actualmente se recibe el Shabat en todas las sinagogas.

El Arí z´´l acostumbraba a recibir el Shabat en el campo junto a sus discípulos mirando hacia el Oeste, dirección en la cual el sol se pone y tal como dicen nuestros sabios (Tratado de Baba Batra 25(A)) que en esa dirección se encuentra la mayor revelación de la Divina Presencia (“Ikar Shejiná baMaarav“). Esta costumbre de pararse en dirección al Oeste mientras se recita la última estrofa del poema “Leja Dodí” y en la que se da la bienvenida a “la novia” fue adoptada en las diferentes sinagogas. De esta manera aunque la puerta de la sinagoga esté orientada en otra dirección hay que girar y pararse de cara al oeste. Otros acostumbran a girar en dirección de la puerta de la sinagoga aunque esta no esté ubicada en dirección Oeste, como forma de expresar que el Shabat es un invitado que entra por la puerta principal.

Hay una tradición antigua del medioevo de recitar el capítulo de la Mishná de Shabat “Bamé Madlikin” (Shulján Aruj 270:1). Al final de este pasaje nuestros sabios dicen: “tres cosas debe declarar un hombre en su casa en vísperas del Shabat al oscurecer, ¿habéis separado diezmos?, ¿habéis hecho el Eruv?, ¡Encended la vela!”. Hay quienes acostumbran a no recitarlo y otros acostumbran a leer un pasaje del Zohar que se inicia con la palabra “Kegavna“.

Desde la Edad Media (tiempo de los “rishonim”) se acostumbra a agregar “cánticos de alabanza” (pesukei dezimrá) antes de la Amidá de Shajarit, y se eligieron salmos que mencionan la creación del mundo y la entrega de la Torá, ya que el Shabat rememora la acción creadora del universo y la Torá fue entregada un día sábado. Antes de la bendición de “Ishtabaj” que finaliza la sección de los “cánticos de alabanza”, se adiciona la plegaria “Nishmat Kol Jai” en la cual se recuerda la salida de Egipto puesto que el Shabat rememora el Éxodo (Tur Oraj Jaím 281, Levush).

Las mujeres están exentas del precepto de rezar con minian y de recitar los agregados dispuestos por los sabios, mas deben recitar las bendiciones matinales (bircot hashajar) así como rezar la Amidá tanto de Shajarit como de Minjá. En caso de que ellas hayan rezado una Amidá en el día – cumplieron. A posteriori, las mujeres cumplen recitando únicamente las bendiciones matinales (Peninei Halajá Hiljot Nashim 2:5). Si una mujer tiene disponibilidad, es bueno que en Shabat asista a la sinagoga (ídem 20:2).

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *