06- La lectura de la Torá en Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-05-06/

Moshé Rabenu decretó que el Pueblo de Israel lea la Torá de un rollo de pergamino escrito con tinta los días sábados, lunes y jueves (Tratado de Baba Kama 82(A)). En virtud de su importancia, los sabios establecieron que en Shabat suban siete personas a leer la Torá, número que se corresponde con los siete días de la semana (Tratado de Meguilá 21(A)). En días del Talmud se acostumbraba en la tierra de Israel a completar la lectura de la Torá en tres años, mientras que en Babilonia se acostumbraba a hacerlo en un año solamente. Hoy día en todas las comunidades judías, cada año en Simjat Torá se acostumbra a completar el ciclo de lectura, al tiempo que cada Shabat se lee una porción llamada «Parashat Hashavúa» (la porción de lectura semanal). Cada uno de los siete que suben a la Torá lee un pasaje de la porción y juntos la completan. Si un Shabat no se leyó la «parashá», el siguiente sábado se deben de leer dos para completar la que faltó (Ramá 135:2).

Si se quiere hacer subir a la Torá a más de siete lectores, se lo puede hacer a condición de que cada uno lea al menos tres versículos. Hay quienes opinan que hoy en día no es correcto hacer subir a la Torá en Shabat a más de siete personas, ya que en ese caso se recitan más bendiciones de las que establecieron nuestros sabios. Esto se debe a que en el pasado subía el primero y recitaba una bendición antes de comenzar la lectura, y el que subía séptimo recitaba una al finalizarla y todos los que subían en el medio no recitaban bendición alguna. Luego surgió el temor de que quienes ingresaban o salían en la mitad de la lectura de la Torá no sepan que en realidad ya se bendijo antes o si se ha de bendecir al final, y por lo tanto se estableció que todo aquel que es llamado a leer la Torá bendiga antes y después. Según esta opinión, dado que cada uno de los siete bendice antes y después de leer no es correcto agregar más personas que suban y de esa manera exceder el número de bendiciones establecido por los sabios. Además, es importante no exasperar al público mediante la prolongación innecesaria del servicio. Por lo tanto, a priori es bueno establecer la costumbre de no hacer subir más de siete personas, empero, en caso de gran necesidad y a los efectos de evitar ofensas y malentendidos, se puede adicionar personas que suban (Shulján Aruj 282:1-2, Mishná Berurá 4-5).

Desde el punto de vista estrictamente halájico, se puede llamar a leer la Torá a un menor de trece años que entiende a quién se le recita la bendición, a condición de que la mayoría de los que suben sean mayores de edad, siendo esta la usanza de algunas comunidades sefaradíes (Shulján Aruj 282:2, Iejave Daat 4:23). La costumbre ashkenazí y de algunas de las comunidades sefaradíes es de no llamar a la Torá a menores de trece años. Hay también  sefaradíes que siguen la tradición del Arí z´´l de llamar a un menor de trece años en séptimo lugar y no antes (ver Mishná Berurá 282:12, Kaf HaJaím 22). Los yemenitas acostumbran a llamar a la Torá a un menor de trece años en sexto lugar.

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *