03- Dormir en Shabat.

Entre los diferentes preceptos que componen el deleite del Shabat se encuentra el dormir plácidamente, tal como dijeron nuestros sabios: «dormir en Shabat es un placer». Empero, no es correcto dormir en Shabat para poder trabajar el sábado por la noche, pues de esa manera transformamos al Shabat en inferior jerárquicamente al día hábil. Asimismo no se debe de dormir en Shabat para poder estudiar Torá el sábado por la noche, pues de esa forma la persona pierde las horas sagradas sabáticas en las que el estudio es más importante que el que se lleva a cabo en un día hábil (Ben Ish Jai Halajot Segundo año en el prólogo a Shemot escribió que de acuerdo a los cabalistas el estudio de Torá sabático es mil veces más efectivo que el de un día hábil. Ver adelante capítulo 22 inciso 15).

Asimismo, no es correcto trabajar más intensamente el jueves o el viernes asumiendo que en Shabat se podrán completar horas de sueño. Al contrario, el precepto es prepararse en los días hábiles para el Shabat, tanto se trate de la preparación de alimentos como de la limpieza del hogar, el lavado de la ropa y el aseo corporal. En términos generales, otro preparativo del Shabat es llegar a este descansados y no agotados para poder concentrarnos en el estudio, en el rezo y deleitarnos con las comidas como corresponde. Solamente a posteriori, en caso de fuerza mayor y de ser muy necesario, se puede trabajar más de lo común el jueves o el viernes al punto de llegar cansados al Shabat. En ese caso, se puede, a posteriori, completar horas de sueño en Shabat. empero está prohibido planificarlo así a priori. Lo que dijeron nuestros sabios en el sentido de que el dormir en Shabat es un deleite, se refiere a que si una persona acostumbra a dormir a diario siete horas que en Shabat duerma ocho para sentirse más fresco y más descansado, mas no tuvieron la intención de que los judíos transformen al Shabat en la servidora de los días hábiles, usándolo como oportunidad de completar horas de sueño en beneficio de las jornadas laborales.

En lo referente a la siesta de los hombres  existen diversas tradiciones. El Rambám (Shabat 30:10) escribió, que los «primeros justos» (denominación de aquellas personas que solían actuar con esmero y dedicación. N. de t.) acostumbraban levantarse muy temprano en la mañana, rezar los servicios de Shajarit y Musaf, volver a sus hogares para ingerir la segunda comida sabática y luego se retiraban a la casa de estudio donde estudiaban de continuo hasta el anochecer. Allí rezaban Minjá e ingerían la tercera comida hasta que el Shabat concluía. Hay juristas que opinan que si una persona acostumbra a dormir la siesta al mediodía que continúe con su práctica, pues el dormir es parte del deleite sabático (Tur 290). Empero, hay que cuidar que las horas de sueño no sean excesivas al punto de que la persona no pueda dedicar el tiempo necesario al estudio. Ya vimos en el inciso primero, que el tiempo mínimo que se debe dedicar al estudio de Torá son seis horas y por lo tanto, cuanto más prolongada sea la siesta al mediodía, mayor será la cantidad de horas de estudio a adicionar en la noche del viernes después de la cena o el sábado temprano por la mañana.

Es importante cuidarse de no ingerir alimentos en exceso durante las comidas sabáticas ya que el hacerlo provoca un sopor que dificulta el estudio. Además, el comer en exceso no se condice con el deleite del Shabat, pues se disfruta del sabor del alimento sólo cuando este pasa por el paladar, empero luego, la sensación puede ser de pesadez y hasta de depresión ya que todas las energías corporales están concentradas en realizar la digestión. Tras semejante ingesta es muy difícil concentrarse en el estudio o mantener un diálogo profundo o significativo con los miembros de la familia. Por lo tanto, es importante evitar exageraciones con la comida en Shabat de modo tal que su ingesta  y sus sabores agreguen bríos y vitalidad al estudio de Torá. A quien de todas maneras la ingestión de alimentos le cansa, que duerma un poco al concluirla y se levante así animado para estudiar Torá.

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *