01. Variantes en la versión del rezo.

https://ph.yhb.org.il/es/03-24-01/

En virtud del exilio y la dispersión de las diferentes comunidades, se fueron conformando diferencias entre las versiones del rezo de las mismas. Empero, es de remarcar que en los fundamentos del rezo estipulados por los sabios de la Gran Asamblea (Kneset Haguedolá) tales como las bendiciones del recitado del «Shemá» y la «Amidá», las variantes han sido mínimas. Asimismo, en la sección de la lectura de las ofrendas («Korbanot») o en la de los Cánticos de Alabanza preliminares que fueron instituidos por los sabios del Talmud y los Gueonitas, las variantes son también menores. Sin embargo, en el caso de los agregados de los tiempos de los sabios medievales (Rishonim) tanto en el orden de las ofrendas como en lo que se recita al final del servicio, las diferencias entre las diferentes comunidades son más notables. Esto se debe a que lo que se acostumbraba agregar en España (Sefarad) no se adicionaba en Europa Central y Oriental (Ashkenaz) y viceversa. Esta diferencia se hace más notoria en los poemas litúrgicos compuestos en tiempos de los Gueonitas y los Rishonim que fueron incorporados a los rezos de los días solemnes del mes de Tishrei y en las festividades, tanto entre ashkenazíes como sefaradíes.

Existen también diferentes formas de pronunciación del idioma hebreo entre las diferentes comunidades  en letras tales como «Tzadi» y «Kuf» así como de la puntuación de «kamatz» y «jolam». Cada comunidad debe mantener sus tradiciones y de todas maneras, en el caso de que varíen respecto de su costumbre igualmente, cumplen con el precepto, ya que todas las tradiciones existentes en el pueblo de Israel son aptas para el recitado del rezo (Igrot Moshé Oraj Jaím 3:5, inclusive en la versión de la «jalitzá» que según todas las opiniones debe ser recitada en la totalidad de sus letras todas las pronunciaciones delas diferentes comunidades son válidas).

El sagrado Arí z»l explica respecto de las diferencias de versión entre ashkenazíes y sefaradíes, que poseemos una tradición oculta e insinuada en el final del libro de Ezequiel (Shaar HaKavanot 50:4) que indica que en los cielos existen doce ventanas que se corresponden con las doce tribus de Israel, ascendiendo la plegaria de cada tribu por una especial de las doce. Asimismo, fue dictaminado para la halajá que cada persona debe continuar rezando de acuerdo a su tradición ancestral  (Maguen Abraham 68:1, Mishná Berurá 68:4 y más adelante veremos en qué circunstancias está permitido modificar).

Esta entrada fue publicada en 24. Las diferentes versiones del rezo y las costumbres de las diversas comunidades.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *