04. El caso de una mujer que se casa con un hombre de otra congregación.

Una mujer que se casa con un hombre que pertenece a otra congregación se la considera como si migrase de la suya a la de su marido, por lo que debe adoptar las nuevas tradiciones (según Shulján Aruj Ioré Deá 214:2, Oraj Jaím 468:4, Mishná Berurá 14). Asimismo, una mujer que se casa con un hombre perteneciente a otra congregación se considera que se mudó a la casa de éste para siempre  y debe seguir sus costumbres. Por ejemplo, si la congregación de su marido acostumbra a ingerir legumbres (Kitniot) en Pesaj  ella habrá de comer, y si acostumbran a no hacerlo no las comerá. Si acostumbran a esperar entre carne y leche seis horas ella también las esperará y si acostumbran a  esperar una hora ella también lo hará. Rabí Shimón Ben Tzemaj Durán (Tashbetz 3:179) explica que no es razonable que marido y mujer se sienten a la mesa juntos diariamente y lo que uno puede comer el otro no pueda. Por lo tanto la mujer sigue la tradición del marido ya que se la compara como si fuera el mismo cuerpo de éste, como parte intrínseca del mismo.

Una mujer que enviuda, si tuvo un hijo con el difunto mantiene la tradición de su finado marido, empero si no les nació un hijo vuelve a la tradición de su padre.

En cuanto a la versión del rezo y las bendiciones, la mujer debe orar y recitar plegarias según la versión tradicional de su marido para que no persistan en la misma casa dos versiones distintas. Empero si al marido no le molesta y a la mujer le cuesta cambiar de versión, aquello que recita en voz baja puede hacerlo según su tradición paterna empero no habrá de recitar en voz alta una versión diferente a la del marido. Cuando sus hijos lleguen a la edad en la que se les debe educar en los preceptos («guil jinuj«), deberá enseñarles a rezar conforme la versión de su marido. Por lo tanto, aunque el marido esté de acuerdo con que su mujer mantenga la tradición paterna, al llegar los hijos a la edad de «jinuj» es bueno que ella se pase a la versión del marido para así enseñar a sus hijos el rezo y el recitado de las bendiciones con mayor fluidez.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos