02) «Minián» (quórum)

La bendición de HaGomel es especial ya que para su recitado se requiere de un minián (quórum de diez varones mayores de edad n. de t.) y además requiere que dos de las personas presentes sean estudiosas de la Torá, tal cual leemos en el Salmo que nos describe las cuatro situaciones por las que debemos agradecer (Salmos 107:32): «Lo exaltaréis en presencia del pueblo y Lo alabaréis en reunión de ancianos». «En presencia del pueblo» se refiere a la necesidad de quórum de diez o «minián», «en reunión de ancianos» hace referencia a los estudiosos de la Torá («talmidei jajamim»). Tal como aprendimos en la halajá anterior, la rutina diaria nos impide valorar acertadamente el valor de la vida que nos otorgó el Creador. Es así como muchas veces nos encontramos con un mal estado de ánimo y nerviosos, y todo tipo de pequeños acontecimientos nos provocan desagrado o incomodidad. Empero, aquellas personas que se vieron fuera de la rutina y sufrieron y corrieron serios peligros, pueden comprender cabalmente hasta qué punto la vida común y corriente es buena y apacible. A los efectos de consolidar en nuestra consciencia las bondades de la vida, nuestros sabios establecieron que aquella persona que por un tiempo perdió la posibilidad de disfrutar de lo placentero de esta, agradezca a HaShem ante un «minián» que cuenta con dos estudiosos de la Torá, y de esa forma tanto quien bendice como quien escucha el recitado de la bendición sabrán reflexionar más profundamente sobre el valor de la vida simple y cotidiana y con ello se santificará el Nombre Divino en el mundo.

En el caso de quien se equivocó y bendijo mas no frente a un «minián», hay juristas que consideran que esta persona igualmente cumplió con su deber (Ritbá) y otros entienden que al no agradecer ante un público – su bendición no tiene valor (Talmidei Rabenu Ioná y Meiri). Por lo tanto, en un caso así es bueno volver a bendecir ante un «minián» sin pronunciar el Nombre Divino («beló Shem Umaljut») (Shulján Aruj 219:3). En caso de poder escuchar a otra persona recitando «HaGomel», que le pida que tenga la intención de incluirlo en su bendición y así hacerlo cumplir.

A priori, para recitar «HaGomel» es necesario que estén presentes dos estudiosos de la Torá, mas en caso de no haberlos no se deja de bendecir. Sin embargo, si no hay presente un «minián» no se recita la bendición. En caso de necesidad es posible contar a quien bendice como parte del «minián».

Esta entrada fue publicada en Capítulo 16 - Bendición de agradecimiento por una salvación ("Birkat HaGomel"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *