06 – El caso en el cual la regla de muktzé en Yom Tov resulta más estricta

En algunas cuestiones los sabios fueron más estrictos con las reglas de muktzé de Yom Tov que con las de Shabat, ya que temieron que en virtud de que en las festividades está permitido realizar labores para la preparación de alimentos para la festividad, las personas terminen tomando a la ligera labores prohibidas en Yom Tov. Por lo tanto, al ver que en cuanto a muktzé la regla es más estricta en Yom Tov – la personas se habrán de esmerarse en revisar en cada norma qué se permite hacer en una festividad y qué no.

Existe un acuerdo en cuanto a que la categoría de muktzé por algo nuevo (nolad) es más estricta en Yom Tov que en Shabat. Es decir, cuando algo fue innovado o generado por completo en Yom Tov, como por ejemplo ceniza originada por maderas que se quemaron en Shabat – son muktzé en ese día (Shulján Aruj 498:15, Mishná Berurá 77). Pero cuando el objeto que surgió no es del todo nuevo, por ejemplo: los huesos que quedaron tras comer carne, por cuanto que aun son dignos de ser ingeridos por animales no resultan muktzé en Shabat. Sin embargo, en Yom Tov – son muktzé porque poseen un cierto carácter de nuevo o nolad, ya que al principio lo que había era carne lista para consumo humano en la cual los huesos estaban incluidos o eran secundarios a la carne. Empero tras la ingesta tenemos algo nuevo: huesos que sirven para la alimentación de animales (Mishná Berurá 495:17). Por lo tanto, en Shabat está permitido tomar o llevar los huesos que sobraron y dárselos a perros y a gatos. Mientras que en Yom Tov estos huesos se consideran muktzé y por lo tanto está prohibido moverlos y llevárselos a los animales. Sin embargo, está permitido retirarlos de la mesa del mismo modo que se permite retirar cáscaras y todo aquello que incomoda a las personas.

Los sabios medievales (rishonim) debatieron con respecto a cuán estricto se debe ser en Yom Tov. Hay algunos juristas que entienden que se debe ser más estricto únicamente en la categoría de muktzé por algo nuevo o «Nolad» (Rosh, Ramá). Otros, entienden que el carácter estricto de muktzé en Yom Tov incluye todas aquellas cosas que por una parte la persona las apartó de su mente y por la otra no pensó utilizarlas. Estos objetos en Shabat no resultan muktzé porque no fueron apartados de su conciencia, mientras que en Yom Tov que se es más estricto – sí son muktzé pues no se pensó en ellas explícitamente (Rif, Rambám, Shulján Aruj 495:4).

Por ejemplo, quien posee una vaca lechera o una gallina ponedora y en Yom Tov cambia de opinión y desea faenarlas, según la opinión más flexible estos animales no son muktzé porque no fueron explícitamente apartados de la conciencia de su dueño. Según la opinión más estricta estos animales son muktzé pues su dueño no pensó explícitamente antes de YomTov que habría de faenarlos (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 19(B), Mishná Berurá 495:15). Si la vaca se enfermó gravemente y de no faenarse habrá de morir y su carne resultará desperdiciada, dado que se trata de un apremio o emergencia también quienes acostumbran a ser estrictos pueden respaldarse en la opinión flexible y faenarla (Jazón Ovadiá 19).

De igual manera, un comerciante mayorista que posee en su depósito productos alimentarios y no piensa tomar de ellos en los días de Shabat o Yom Tov. En caso de que el sábado surjiera la necesidad de recurrir a ellos, no serían muktzé por cuanto que estos productos no fueron explícitamente apartados de su mente. Según la opinión más flexible – esta es la norma para aplicar también en Yom Tov. Según la opinión más estricta, dado que el comerciante no pensó utilizar los productos – estos resultan ser muktzé en Yom Tov. Empero, el dueño del comercio que a veces suele tomar de su tienda algún producto alimenticio en Shabat, según todas las opiniones tampoco en Yom Tov los productos de su tienda serán muktzé (Mishná Berurá 495:15, Beur Halajá allí ‘סגי’, Shulján Aruj 517:1).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos