04 – Cercas, brechas y la “colina con forma de rampa” (“tel hamitlaket”)

https://ph.yhb.org.il/es/01-29-04/

Una cerca de una altura de diez palmos es considerada como un buen tabique divisor y sirve incluso para transformar en privado un dominio público de la Torá (tal como se vio en 21:7). Esta cerca puede estar hecha de red de alambres, ya que mientras no hayan huecos de tres palmos de ancho (22.8 cm.) se considera que la cerca es continua y sirve para rodear un área que es considerada dominio público según la Torá.

Si la cerca o “formas de portón” que rodean el área del “Eruv” poseen brechas, siempre y cuando estas sean de un ancho inferior a los diez codos (4.56 m.) y la longitud total de todas las brechas de cada costado del contorno sea menor que la longitud  total de la cerca o “formas de portón” de ese costado – el Eruv es apto (Mishná Berurá 362:45. Si bien en opinión del Aruj HaShulján 362:23 se mira a todo el perímetro como una sola unidad). Empero, si las brechas son mayoritarias en uno de los costados o lados de la ciudad o si el tabique divisor es mayoritario pero posee una brecha de diez codos – el Eruv no será apto (Shulján Aruj 362:9).

Si en uno de los costados de la ciudad hay casas que poseen patios cercados y entre estos hay espacios abiertos, y si la distancia entre los patios es inferior a diez codos y la longitud de los mismos mayor a diez no es necesario rodear ese costado con un tabique o una forma de portón ya que las cercas de los patios hacen de tabique divisor. Las brechas inferiores a diez codos no dejan sin efecto al cercado o contorno.

En caso de que la ciudad esté rodeada por un jardín y este posea una terraza de diez palmos de altura, esta funge como tabique divisor (“mejitzá”), por lo que no es necesario erigir otro tabique o una “forma de portón”. Si parte de la ciudad está rodeada por una terraza, en ese lado no es necesario erigir un  tabique divisor.

Si un lado de la ciudad da hacia una pendiente empinada, tal que a lo largo de cuatro codos (1.82 m.) desciende por lo menos diez palmos (76 cm.), se trata de una “colina con forma de rampa” (“tel hamitlaket”) y se la considera como tabique divisor (Shulján Aruj 345:2).

Si el poblado está cercado y en el camino de ingreso al mismo hay un portón de un ancho mayor a los diez codos, y el portón ha de ser cerrado por la noche, aun estando abierto, el “Eruv” es apto (Shulján Aruj 364:2, Melumadei Miljamá 74). Si el portón permanece abierto por la noche o si está conformado sólo por una vara de hierro tal que aunque esté cerrado no es apto para fungir como tabique divisor – se debe cerrar la brecha erigiendo una “forma de portón” por sobre el acceso.

Esta entrada fue publicada en 29. Eruvín. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *