05 – La fusión (“Eruv”) se lleva a cabo mediante alimento suficiente para dos comidas.

https://ph.yhb.org.il/es/01-29-05/

Tal como ya vimos en la halajá 1, para transformar un dominio público o “carmelit” en dominio privado en el cual está permitido transportar, no alcanza con rodear el área con una cerca o con “formas de portón” sino que además es necesario transformar a todos los habitantes de la zona en socios o partícipes de la fusión. Esto se lleva a cabo mediante un pan que pertenece a todos los habitantes del sitio. Para ser apto, el pan puede estar elaborado con harina de los cinco cereales o también con harina de arroz (Shulján Aruj 366:8, Mishná Berurá 368:12). Si se trata de menos de dieciocho habitantes, alcanza que el pan común tenga un volumen equivalente a un higo seco (“grogueret”) per cápita. Para dieciocho personas el pan deberá tener un volumen equivalente a dieciocho higos secos que equivalen a la cantidad necesaria para dos comidas. Si hay más de dieciocho personas, aunque sean mil, alcanza con un pan suficiente para dos comidas ya que por su intermedio las personas se transforman en socias.

Los juristas debatieron respecto de cuánto alimento es suficiente para dos comidas y la halajá final que se sentenció indica que, a priori, se debe colocar un “Eruv” con un volumen equivalente a ocho huevos (unos 400 cc) y, a posteriori, alcanza con que tenga un volumen de seis huevos (unos 300 cc). El alimento recibe el nombre de Eruv (“fusión”) ya que por su intermedio todas las personas pasan a estar fusionadas o involucradas (“meuravim”) entre sí y el área cercada por ellos habitada se transforma en dominio privado.

Dado que el “Eruv” (alimento) pertenece a todos los habitantes de la ciudad, cada quien puede comer de este cuando le plazca. Si el Eruv es comido en Shabat, dado que aún existía al atardecer de la víspera del sábado (“bein hashmashot”), todas las  personas están ya fusionadas y asociadas por lo que se puede transportar o cargar durante todo el Shabat. Sin embargo, para el Shabat siguiente es necesario colocar otro pan (“Eruv”) común para todos.

En un kibutz o cualquier sitio que posea un comedor público en el que todos se alimentan, alcanza con erigir una “forma de portón” alrededor del terreno y no se precisa colocar alimento suficiente para dos comidas comunales ya que el alimento de la cocina en común genera la sociedad entre todas las personas.

Esta entrada fue publicada en 29. Eruvín. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *