05 – Cargar mascotas y animales enfermos

http://ph.yhb.org.il/es/01-20-05/

Tal como aprenderemos más adelante (23:5) todo objeto carente de uso en Shabat se lo considera “Muktzé” y se prohíbe moverlo. Los animales entran en esta definición por lo que no se los puede cargar en Shabat. En caso de que sea necesario moverlos de sitio a los efectos de evitarles sufrimiento, los sabios permitieron tomarlos y arrastrarlos mas no permitieron levantarlos (Shulján Aruj Oraj Jaím 308:39-40).

Aparentemente, esta regla aplica también para las mascotas tales como perros y gatos, a los cuales no se los puede cargar y solamente se los puede empujar o arrastrar a los efectos de evitarles sufrimiento (así indica Yalkut Iosef II pág. 383, Orjot Shabat19:124).

Sin embargo, nos parece que la categoría de “Muktzé” se aplica sobre animales con los que no se acostumbra a jugar, empero mascotas a las cuales sus dueños acostumbran a alzar y jugar con ellos durante toda la semana  no entran en esa categoría y estos pueden tocarlos y alzarlos. Lo mismo ocurre con los perros que guían a personas ciegas, los cuales no son “Muktzé en Shabat”. Así sentenciaron el Rav Moshé Fainstein  (Igrot Moshé Oraj Jaím V 22:21) y el Rav Auerbach (Shulján Shelomó 308:74). Si bien hay quienes adoptan una actitud más estricta, dado que las leyes de “Muktzé” son de origen rabínico la halajá final es conforme a la opinión de los juristas más flexibles.

En el caso de un pez que saltó de la pecera y si se lo devuelve a esta es de suponer que habrá de vivir, aunque sea “Muktzé” se lo puede devolver. Esto obedece a que en caso de emergencia y de no mediar otra solución, se puede tocar “Muktzé” a los efectos de evitar sufrimiento animal. Si bien en esta cuestión hay juristas que adoptan una actitud más estricta se puede confiar en los juristas de opinión más flexible (ver Shulján Aruj 305:19, Mishná Berurá 70, Shmirat Shabat Kehiljatá 27:28).

Cuando uno de los peces de la pecera muere y se teme que si no se lo retira puede contagiar a los demás y hasta causarles la muerte, aunque es “Muktzé”, se lo puede quitar para salvar a los otros. Si hay un perro o un gato es bueno dárselos para que lo coman (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 27:29).

Esta entrada fue publicada en 20. Animales. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *