04- Reglas referentes a quien recibe el Shabat.

A partir del momento en el cual la persona recibe el tiempo adicional del Shabat, debe abstenerse de realizar todas las labores prohibidas por la Torá. También entran en vigencia las prohibiciones rabínicas a menos que sea necesario realizarlas para preparar el Shabat o en caso de imperiosa necesidad. El tiempo a disposición es hasta el final del crepúsculo, o como lo dice la expresión hebrea «bein hashmashot» – entre los soles. Esta flexibilidad relativa en la aplicación de las prohibiciones rabínicas obedece al hecho de que los sabios no quisieron que sus disposiciones entren en rigor en este tiempo adicional especial. En virtud de esto y a modo de ejemplo, quien se olvidó de diezmar sus frutas y tienen intención de ingerirlas en Shabat puede hacerlo aunque ya haya recibido la santidad del día pues la prohibición de diezmar en Shabat es de origen rabínico.

Quien ya recibió el tiempo adicional de Shabat, puede pedir a su compañero judío que aún no lo hizo que realice para él una labor. Normalmente las mujeres acostumbran a recibir el Shabat antes que los hombres, pues ellas suelen encender las velas y recibir el Shabat en el horario publicado en los calendarios, mientras que los hombres primero van a la sinagoga a rezar Minjá de día hábil (viernes) y recién después reciben el Shabat. En ese lapso intermedio, si bien la mujer ya recibió el Shabat, puede pedirle a su marido que realice labores que a ella ya le están vedadas como por ejemplo encender la luz o regular el horno (Shulján Aruj 263:17, Mishná Berurá 64). Al salir el Shabat, quien aún no haya hecho la havdalá puede pedir a quien ya la hizo que realice para él una labor.

Esta entrada fue publicada en 03. Los horarios de Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *