02. El contenido de la bendición por la Torá y las reglas relativas a la bendición «Ahavat olám».

La bendición por la Torá está conformada por tres partes. En la primera bendecimos a D´s que nos consagró con sus preceptos y nos ordenó estudiar la Torá («laasok bedivrei Torá«). En la segunda le pedimos al Creador que la Torá que Él nos enseña nos resulte agradable y tengamos el mérito de estudiarla con entusiasmo, de modo tal que nosotros y nuestra descendencia alcancemos su conocimiento.

En la tercera parte, bendecimos y agradecemos a D´s que nos escogió entre todas las naciones y nos entregó Su Torá. Nuestros sabios afirmaron (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 11(B)) que esta es la más excelsa de las bendiciones por la Torá, pues en ella se menciona la virtud especial del pueblo de Israel «que fue escogido entre todas las naciones» y por ello «nos  entregó Su Torá». Esta es la naturaleza espiritual del pueblo de Israel, que está siempre conectado y apegado a D´s y Su Torá y por ellos sólo él puede recibirla e iluminar con ésta el mundo. En el seno de las naciones puede haber gentiles justos y píos, mas esta es una virtud particular de individuos aislados que no podrán realizar el objetivo final y completo de la Torá, que es revelar la Divinidad en todos los ámbitos de la existencia y corregir el mundo. Solamente el pueblo de Israel puede servir a D´s en un marco nacional y procurar corregir al mundo llevándolo por el camino de la verdad y la generosidad, tal como nuestra extensa historia testimonia.

Según esto, se entiende por qué la bendición que inicia con las palabras «Ahavat Olám» («Ahavá Rabá» para los ashkenazíes) que recitamos previo al Shemá puede sustituir a la bendición por la Torá. Esta bendición se centra en el amor que le profesa D´s al pueblo de Israel, culmina afirmando que el Creador «elige al pueblo de Israel con amor» y en ella se menciona extensamente el nexo de interdependencia que existe entre la Torá y la nación israelita.

En la práctica, si alguien duda si recitó o no la bendición por la Torá, puede poner la intención de cumplir con su deber al recitar «Ahavat Olám«. Asimismo, quien se olvidó de recitar la bendición por la Torá previo al rezo, al llegar a «Ahavat Olám«, puede poner la intención de cumplir con su deber respecto de la primera y luego de culminado el servicio ha de recordar estudiar, tal como se lo hace tras la bendición por la Torá (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 11(B), Shulján Aruj 47:7).

Esta entrada fue publicada en 10. La bendición por la Torá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *